Lectura en voz alta

Taller de lectura en voz alta

Patricia Blandón

La lectura en voz alta

Es una actividad centrada en el texto
Leerles en voz alta a los niños es esencial para ayudarlos a convertirse en lectores. La lectura en voz alta es necesaria a lo largo de toda la escolarización.
Idealmente, cada niño debe escuchar un fragmento de literatura leída en voz alta todos los días.

Para poder disfrutar un cuento o poema, uno tiene que saber imprimirle al texto impreso el movimiento de una acción, el sonido de personajes que piensan y hablan. Debemos darle a cada escena, a cada secuencia, el ritmo adecuado-rápido, lento, hasta una pausa silenciosa- que transformará la obra impresa en una obra llena de vida.

Descubrimos cómo cobra vida un texto impreso escuchando a alguien que lo lee en voz alta, al mismo tiempo observamos la manera en que los signos de puntuación y el ritmo de las estructuras de la oración llevan adelante la historia.

Una excelente manera de animar a los niños a leer libros que posiblemente ignorarían por otras vías, es leyéndoles extractos en voz alta o, incluso el libro entero.

Algunas diferencias entre la narración de cuentos y la lectura en voz alta

Narración de cuentos

  • Se establece una relación en la que un narrador le cuenta algo a un oyente. Es como una forma de conversación y tiene un sentido personal, como si el que cuenta un cuento le diera algo de sí mismo al que escucha.

Lectura en voz alta

  • La comunicación es siempre por medio de palabras e imágenes impresas que provienen de alguien que no está allí. Uno de nosotros es el lector, pero todos somos receptores del don de la historia.

La narración de cuentos se orienta hacia lo emocionalmente dramático

  • Se inclina hacia el placer de una diversión entretenida. Tiende hacia lo hermético, lo cabal, hacia el grupo exclusivo; se limita a los poderes de los que están sentados juntos.
  • La lectura en voz alta hacia la contemplación reflexiva, hacia el goce del auto-reconocimiento, hacia lo permeable, hacia lo que mira más allá, al grupo inclusivo, al cual se suma lo que está en el texto y el pensamiento del otro que no está allí.

La narración sirve para confirmar cultura e identidad.

La lectura en voz alta es generadora de cultura.

1. En la práctica

  • Tiempo para practicar
  • Si la narración de cuentos exige más del ejecutante, la lectura en voz alta exige más del oyente.
  • La lectura en voz alta de un texto debe ser más lenta en su ejecución que la narración oral de un cuento.

2. Tiempo para observar

  • La fuente de la lectura en voz alta es un texto visible. Algunos lectores principiantes prefieren ver el libro mientras escuchan. ¿De qué manera podrán los oyentes ver el texto si ellos lo desean? ¿Habrá ejemplares del libro disponibles en caso de que lo quieran leer después?

3. Tiempo para preparar

  • Nunca lea a los niños una historia que usted mismo no haya leído previamente.
  • ¿Por qué no?
  • Es vital leer un texto en voz alta para uno mismo antes de leerlo a los demás.

Seleccionar cuidadosamente los textos que resulten apropiados para la audiencia es otro punto esencial.

Si se selecciona con cuidado y se prepara bien un texto, uno puede darse el lujo de relajarse mientras hace una lectura en público, entregándose planamente a las palabras y gozándolas tanto como uno espera que los demás lo harán.

LA ANOTACIÓN

La inflexión de la voz es lo más característico de la entonación.

Se debe insistir mucho en conseguir la curva de entonación que corresponde a la enunciación, la interrogación, la exclamación y el mandato.

La entonación es uno de los recursos más poderosos para expresar nuestros sentimientos: la admiración, el dolor, la alegría, no tienen otra forma de expresión que la entonación.

LAS PAUSAS

Las pausas tienen una importancia decisiva en la entonación, de tal modo que la pausa hecha a destiempo puede variar totalmente el contenido de un mensaje.

Además de las pausas lingüísticas o gramaticales que vienen marcadas en la escritura mediante los signos de puntuación, debemos acostumbrarnos a realizar las pausas impuestas por la necesidad de respirar, de modo que las realicemos sin romper una frase o una palabra.

El SENTIMIENTO, el GUSTO, y la EMOCIÒN que el maestro o promotor le impregne a la lectura es primordial.

El ENTUSIASMO y la ALEGRIA que los niños PERCIBAN hará nacer y crecer en ellos la curiosidad y el interés por enfrentarse a la lectura personal de inmediato.

SUGERENCIAS PARA LEER EN VOZ ALTA

Ejercicio 1.

  • Seleccione un texto Léalo lo más rápido posible, sin respetar la puntuación.
  • Lea palabra por palabra.
  • Lea sílaba por sílaba.
  • Léalo a ritmo normal respetando la puntuación.
  • Léalo para transmitir, a un posible oyente, la voz del autor.

Ejercicio 2.

Seleccione un texto corto.

Léalo en diferentes estados de ánimo:

ALEGRE, PREOCUPADO, DESESPERADO, TRISTE, ABURRIDO, DESGANADO.

Ejercicio 3.

Seleccione trabalenguas sencillos.

Léalos despacio varias veces.

Aumente la velocidad y trate de pronunciar bien cada palabra (no los memorice).

Ejercicio 4.

Grabe su lectura.

Escúchela atentamente.

Trate de corregir los errores de dicción, volumen, tono de voz, expresión y ritmo.

Ejercicio 5.

Lea poesía en voz alta.

Trate de expresar sus sentimientos a través de su voz.

Recomendaciones para leer en voz alta.

  1. Elija lo que va a leer, teniendo en cuenta las expectativas y necesidades de los niños.
  2. Lea con anterioridad lo que usted vaya a compartir con los niños.
  3. Escoja un lugar cómodo donde nadie interrumpa.
  4. Elija momentos oportunos para leer, por ejemplo: al iniciar las clases, al abrir la biblioteca, al acostarse, después de las comidas, etc.
  5. No muestre prisa por acabar la lectura. Si no tiene tiempo suficiente, no realice la actividad.
  6. Cuando lea, despegue de vez en cuando la vista del libro.
  7. No deje que el libro tape su rostro, permita que los niños vean sus expresiones faciales.
  8. Module el volumen de su voz de acuerdo con el tamaño del lugar y el número de escuchas.
  9. Colóquese cerca de los niños y procure que todos puedan verle bien.
  10. No olvide dirigirse a todo el auditorio, no fije la vista siempre en los mismos niños o personas, lea el cuento, leyenda, etc., completo y diga su título, el nombre del autor y del ilustrador.
  11. Recuerde que no es obligatorio hacer alguna actividad después de la lectura. El silencio en muchas ocasiones permite a cada niño apropiarse de la lectura a su manera particular.
  12. Si conoce algo del autor o la obra, hable de ello antes de iniciar la lectura.
  13. Converse con los niños, antes de la lectura, sobre el tema de la historia. Incentive a los niños para que adivinen parte de la historia que se lee, utilizando pistas como palabras, frases, nombres de personajes o ilustraciones del libro.
  14. Varíe el tono de voz cuando lea, adecuándolo al significado y sentido de los hechos narrados.
  15. Dele ritmo, musicalidad y tono a la historia. Esto cautiva a los niños.
  16. No relacione lo leído con tareas escolares.
  17. Varíe el tiempo de duración de la lectura
  18. Unas veces lea cuentos cortos en una sola sesión, y otras veces historias que duren varias sesiones.
  19. Lea, hasta cuando vea que la atención de los niños se está perdiendo.
  20. Lea historias que usted disfrute.
  21. Converse con los niños, antes de la lectura, sobre el tema de la historia.
  22. Incentive a los niños para que adivinen parte de la historia que se leerá, utilizando pistas como palabras, frases, nombres de personajes o ilustraciones del libro

BIBLIOGRAFÍA

Animación y promoción de la lectura: consideraciones y propuestas. compilador Juan Pablo Hernández Carvajal, Antioquía, Colombia, COMFENALCO, 1997.

Sastrías, Martha “Lectura en voz alta”, Caminos a la lectura. México: Pax, 1995.