Lectojuegos

MANUAL DE LECTOJUEGOS Y ANIMACIÓN A LA LECTURA

COMPILADO POR: LIC. PATRICIA BLANDÓN
MANAGUA, 28 DE AGOSTO 2007

INTRODUCCIÓN

 La estructura de la presente compilación se presenta de tal manera que, quienes la lean y trabajen con ella, puedan a su vez  construir nuevos conocimientos y desarrollar distintas actividades para promover la lectura y la escritura, que sean adecuadas para su medio.

La estructura es novedosa y constituye una propuesta metodológica que hace necesario el trabajo en grupo. Esto quiere decir que una lectura individual y sin realizaciones prácticas no cumple con los objetivos propuestos.

A través de una concepción de aprendizaje abierta y participativa se invita a los maestros y maestras a que reflexionen en grupo sobre distintos aspectos del tema. De las discusiones y de las actividades que realicen, los maestros y maestras podrán aclarar ideas, sacar conclusiones y formular preguntas.

Esperamos que el trabajo en grupo, la lectura y las discusiones permitan a los maestros asumir puntos de vista claros acerca del tema de la lectura y la escritura.

De esta manera, se sugiere poner en práctica y compartir con otros lo que se ha construido. La práctica permanente con los niños y niñas constituye el mejor aprendizaje: con ellos podemos saber cuáles son las actividades más interesantes y significativas, las lecturas que más les gustan y de las cuales sacan mejor provecho para su vida.

Los temas incluidos en la presente compilación fueron desarrollados en todas las capacitaciones   del proyecto rotacajas de lectura, impulsado en un inicio por la Organización de Estados Iberoamericanos y el Ministerio de Educación de Nicaragua.

Objetivos del Manual

  1. Sistematizar los temas de capacitación del Proyecto Rotacajas de Lectura.
  2. Proporcionar información y metodologías para su aplicación en las actividades de los Círculo de Lectura de las rotacajas.
  3. Dotar de una herramienta de autoformación que les permita a las y los maestros desempeñarse efectivamente en los Círculos de Lectura de las rotacajas.
  4. Contribuir al fortalecimiento del liderazgo de las y los maestros, a través del desarrollo de las habilidades y destrezas en las áreas de lectura y escritura.

LA LECTURA UN ACTO COMPLEJO

Es común que muchos maestros, tanto de bachillerato como de universidad, se quejen porque sus estudiantes no saben leer.  El problema es que si los alumnos no leen bien, difícilmente  pueden acercarse con éxito al conocimiento. Ante esta situación, los maestros (as), nos planteamos una serie de interrogantes, cuya respuesta nos debe llevar a encontrar nuevos caminos para motivar a nuestros estudiantes a que lean.

1. Piense en el problema que acabamos de plantear

¿Que preguntas tiene usted sobre él? Trate de responder a ellas, tomando como base su experiencia como maestro (a) Responda también a las siguientes preguntas:

¿Es usted una buena lectora? O lector?

¿Recuerda con qué libro o lectura aprendió a leer?

¿Qué tipo de libros o lecturas leía cuando niño (a)?

¿Recuerda alguna experiencia significativa y placentera en relación con la lectura?

¿Recuerda algún libro o lectura de su niñez con especial cariño?

Las respuestas a estas preguntas son muy personales. Es posible que si  el aprendizaje de la lectura y las primeras experiencias frente a ella fueron interesantes y placenteras, usted ha llegado a ser un buen lector.

Por el contrario, si su primera experiencia fue aburrida, carente de sentido y a veces hasta dolorosa, su afición y su amor por la lectura serán probablemente escasos.

El valor que el maestro da a la lectura, el gusto que demuestra y la frecuencia con la que desarrolla actividades con libros, son muestras de una actitud personal y constituyen modelos para los niños.  Si usted no es un buen lector, ninguna técnica para promover la lectura, por buena que ella sea, le va a funcionar.

2. Elabore un concepto de lectura a partir de las siguientes preguntas y escriba su respuesta comparándola con la de los otros compañeros.

¿Qué entiende por lectura comprensiva?

¿Qué entiende por lectura mecánica?

3. Reflexione, ahora, sobre el siguiente ejemplo de una situación escolar: El niño que está empezando la escuela se encuentra en su cartilla con frases “nené no come maní, Lupe limpia la pila” y lentamente descifra unas grafías carentes de contenidos significativos.

¿Qué clase de lectura está realizando este niño?

¿Qué pensará este niño de la lectura? Descifrar unos signos, ¿es realmente leer?

Evidentemente, no podemos decir que quien decodifica un texto está leyendo.  Lo que llamamos lectura mecánica no es una verdadera lectura.  Es como leer un texto en un idioma extranjero que uno no conoce.  La lectura es un proceso complejo que va más allá del simple desciframiento de signos.

4. A partir de su propia experiencia como lectora (o), responda las siguientes preguntas:

¿Cuándo comprende usted un texto?

¿El mismo texto es interpretado por dos personas exactamente de la misma forma?

¿Para qué lee usted?

Revise las respuestas que acaba de escribir y con base en ellas redacte el concepto más completo posible de lo que usted cree que es la lectura.

Compare las ideas de sus definiciones de lecturas con las que aparecen a continuación.

  • La lectura es un proceso complejo, en el cual el lector, con toda su carga de experiencia previa, reconstruye el sentido del texto y lo incorpora a su propia realidad.

La lectura es un acto de comunicación que permite un encuentro personal entre el lector y el escritor y propicia el cambio de estados internos del lector.

A través de la lectura, es posible llegar a experimentar variadas emociones, a compartir las experiencias de otros, a confrontar puntos de vistas y, sobre todo, a sentir placer estético. La lectura es, también una forma muy efectiva de acercarse al conocimiento y a la información. Con ella se conocen lugares, acontecimientos, situaciones; es posible conocer el funcionamiento de un sistema, de un organismo o de una estructura.  La lectura es una posibilidad muy amplia de conocer y disfrutar el mundo.

“La interpretación común de varios lectores dependerá de la intersección de los mundos del autor y lector” 1.

“El significado es algo que está en la mente del escritor en el momento en que genera el texto. Para aquél que lo comprenda, el texto es una pista que lo lleva a volver a generar más o menos satisfactoriamente el significado que alguien quiso comunicar a través del texto. Al hacer esto, el lector reconstruye, aportándole al texto original lo que posee y desea  dando así, el significado de mensaje” 2.

“Quisiera afirmar que no hay ninguna diferencia esencial entre aprender a leer y la lectura. No existe ningún tipo de destreza especial que el niño deba aprender y desarrollar, que no esté involucrada en la lectura fluida, ni existe alguna parte de la lectura fluida, que no constituya una parte de su aprendizaje. Tampoco hay un día mágico en la vida de los niños durante el cual logran cruzar el umbral entre el  “aprendiz y el lector”. Todos debemos leer para aprender a leer, y cada vez que leemos aprendemos más acerca de la lectura. Nunca hay un lector “completo”. La principal diferencia entre comenzar a leer y la lectura fluida es que el comienzo es mucho más difícil.  Hasta los lectores más capaces tendrán dificultades al leer algunos materiales, aunque siempre podrán aprender a hacerlo mejor a medida que adquieran una mayor experiencia” 3.

5. Lea nuevamente las definiciones anteriores y subraye aquellas ideas que le parecen más importantes y lo (a) han hecho pensar. Conteste las siguientes preguntas:

¿Cree que la lectura es realmente un proceso complejo?

¿Considera que el aprendizaje de la lectura termina en los primeros grados de la escuela?

¿Quiénes tienen la responsabilidad de formar lectores?

  • Machado Páez de Barrios, Anna Rachel. Trabalhos en lingûístic Aplicada No.4 Unicamp.
  • Kintch. Memory for prose. P-21. Smith, Frank. Comprensión de la lectura. Edit. Trillas, México, 1983. P.21

TALLER DE LECTURA EN VOZ ALTA
(MATERIAL DE LECTURA)

LA LECTURA EN VOZ ALTA

En la historia de la palabra escrita, la lectura en voz alta ha sido un espacio de comunión social, una experiencia de sociabilidad del conocimiento y del gusto, donde un lector la descifra y la devela para un grupo.

Los primeros lectores, los que dominaban el acto de leer, hilvanaban las palabras escritas con sus modulaciones para la disposición de escuchar de los demás. Compartían entonces tres habilidades lingüísticas: leer, hablar y escuchar. Leían para otros, y al hacerlo, materializaban lo escrito en sonidos, esparciendo la inmortalidad de la palabra hecha escritura, para que la viviera una comunidad aún no lectora.

Los oyentes ofrecían, a su vez, su capacidad de escuchar para alcanzar, de esta manera, el mundo exquisito que pregonaban las letras.

La lectura en voz alta puede seguir siendo un puente para llegar a otras formas de lectura.

¿POR QUÉ LEER EN VOZ ALTA?

Porque además de ser la socialización del placer de leer, la lectura en voz alta propicia que aquellos que no saben leer o no gustan aún de la lectura, participen de ella mientras se hacen lectores autónomos y descubren sus propios intereses.

Porque el participante pone en juego su capacidad de atención y escucha, para disfrutar la lectura, y perfecciona así estas habilidades comunicativas necesarias en sus experiencias cotidianas.

Porque la audición de las palabras escritas le permiten a los oyentes comprender la dinámica rítmica de los textos, el uso de los signos de acentuación y puntuación en una buena lectura, y la fuerza que pueden adquirir las palabras en determinados contextos. Es decir, porque reproduce la estructura de la palabra escrita.

Porque cuando leemos en voz alta, estamos ofreciendo la visualización de nuestro cuerpo y nuestro rostro arrobados en la lectura.

En esta conjugación oral-corporal, tendremos dispuestos todos los anzuelos que se quieran para atrapar afectiva y efectivamente a otros lectores.

La lectura en voz alta es una aventura en donde hay que dar vida a todas las palabras impresas, no se pueden escatimar o agregar otras, como es permitido en la narración.

Cuando se lee a otros en voz alta, se reproduce la voz del autor con la intención, sentimientos y emociones del lector.

Leer en voz alta es un arte, por lo que, para transmitir la fascinación y el sentimiento de las palabras del autor. Se requieren ciertas pautas.  Habrá que conocer las habilidades, los gustos e intereses de los niños a los que se les vaya a leer. Será necesario seleccionar un libro o lectura fascinante y leerla de antemano, conocerla y sentirla.  Es preciso escoger el momento y el lugar adecuado para la lectura y crear un clima de expectación.

Cuando se lea habrá que darle expresión a la voz, sentido y énfasis a las palabras, llevar el ritmo de la historia y dramatizar un poco, sin exagerar.  Es necesario ser cuidadoso con los signos de puntuación para no perder el hilo de la historia.

La selección del cuento que se leerá es fundamental. Al principio los textos deben ser cortos, después podrán ser más extensos y cuando sean muy largos lo mejor será leerlos por partes.

LA ENTONACIÓN

La inflexión de la voz es lo más característico de la entonación. Se debe insistir mucho en conseguir la curva de entonación que corresponde a la enunciación, la interrogación, la exclamación y el mandato.

La entonación es uno de  los recursos más poderosos para expresar nuestros sentimientos: la admiración, el dolor, la alegría, no tienen otra forma de expresión que la entonación.

LAS PAUSAS

Las pausas tienen una importancia decisiva en la entonación, de tal modo que la pausa hecha a destiempo puede variar totalmente el contenido de un mensaje.

Además de las pausas lingüísticas o gramaticales que vienen marcadas en la escritura mediante los signos de puntuación, debemos acostumbrarnos a realizar las pausas impuestas por la necesidad de respirar, de modo que las realicemos sin romper una frase o una palabra.

El SENTIMIENTO, el GUSTO, y la EMOCION que el maestro o promotor le impregne a la lectura es primordial. El ENTUSIASMO y la ALEGRIA que los niños PERCIBAN hará nacer y crecer en ellos la curiosidad y el interés por enfrentarse a la lectura personal de inmediato.

EJERCICIOS PARA MEJORAR LA TÉCNICA DE LA LECTURA EN VOZ ALTA.

Ejercicio 1.

Seleccione un texto corto. Léalo lo más rápido posible, sin respetar la puntuación. Lea palabra por palabra. Lea sílaba por sílaba. Léalo a ritmo normal respetando la puntuación. Léalo para transmitir, a un posible oyente, la voz del autor.

Ejercicio 2.

Seleccione un texto corto.  Léalo en diferentes estados de ánimo: ALEGRE, PREOCUPADO, DESESPERADO, TRISTE, ABURRIDO, DESGANADO.

Ejercicio 3.

Seleccione trabalenguas sencillos.  Léalos despacio varias veces. Aumente la velocidad y trate de pronunciar bien cada palabra (no los memorice)

Ejercicio 4.

Grabe su lectura. Escúchela atentamente.  Trate de corregir los errores de dicción, volumen, tono de voz, expresión y ritmo.

Ejercicio 5.

Lea poesía en voz alta.  Trate de expresar sus sentimientos a través de su voz.

Leer en voz alta… ¡Una experiencia insuperable de comunicación y afecto!

La palabra viva produce en los niños cercanía, confianza y seguridad.

Léales en voz alta para ello, le sugerimos que:

  • Elija lo que va a leer, teniendo en cuenta las expectativas y necesidades de los niños.
  • Lea con anterioridad lo que usted vaya a compartir con los niños.
  • Escoja un lugar cómodo donde nadie interrumpa.
  • Elija momentos oportunos para leer por ejemplo: al iniciar las clases, al abrir la biblioteca, al acostarse, después de las comidas, etc.
  • No muestre prisa por acabar la lectura. Si no tiene tiempo suficiente, no realice la actividad.
  • Cuando lea, despegue de vez en cuando la vista del libro.
  • No deje que el libro tape su rostro, permita que los niños vean sus expresiones faciales.
  • Module el volumen de su voz de acuerdo con el tamaño del lugar y el número de escuchas.
  • Colóquese cerca de los niños y procure que todos puedan verle bien.
  • No olvide dirigirse a todo el auditorio, no fije la vista siempre en los mismos niños o personas, lea el cuento, leyenda, etc., completo y diga su título, el nombre del autor y del ilustrador.
  • Recuerde que no es obligatorio hacer alguna actividad después de la lectura. El silencio en muchas ocasiones permite a cada niño apropiarse de la lectura a su manera particular.
  • Si conoce algo del autor o la obra, hable de ello antes de iniciar la lectura.
  • Converse con los niños, antes de la lectura, sobre el tema de la historia.
  • Incentive a los niños para que adivinen parte de la historia que se lee, utilizando pistas como palabras, frases, nombres de personajes o ilustraciones del libro.
  • Varíe el tono de voz cuando lea, adecuándolo al significado y sentido de los hechos narrados.
  • Dele ritmo, musicalidad y tono a la historia. Esto cautiva a los niños.
  • No relacione lo leído con tareas escolares.
  • Varíe el tiempo de duración de la lectura. Unas veces lea cuentos cortos en una sola sesión, y otras veces historias que duren varias sesiones.
  • Lea, hasta cuando vea que la atención de los niños se está perdiendo.
  • Lea historias que usted disfrute.
  • Converse con los niños, antes de la lectura, sobre el tema de la historia.
  • Incentive a los niños para que adivinen parte de la historia que se leerá, utilizando pistas como palabras, frases, nombres de personajes o ilustraciones del libro.

ALGUNAS IDEAS PARA LA REALIZACIÓN DE LA LECTURA DIARIA EN VOZ ALTA

1- El lector invitado. El maestro y los niños deciden a quien invitar a leer a su clase, y juntos escriben una invitación. El invitado responde (ojalá por escrito, para transmitir el valor de la comunicación)  escoge el libro que desea compartir; explica a los niños por que ha hecho dicha elección y cual es su vínculo afectivo con este texto. Después de leer el cuento, el invitado conversa con los niños, escucha sus reacciones, etc. Luego el profesor y los niños escriben una nota de agradecimiento y tratan de conseguir una copia del libro para la biblioteca del aula o del colegio.

2- La biblioteca del salón de clase. Es esencial que los niños tengan acceso inmediato a los libros. Bisset (1969), encontró que los niños que disponían de sus propias bibliotecas en el salón de clase, leían y miraban los libros un 50 % más que los niños que no las tenían. Se recomienda tener entre 5 y 8 libros por niño en la biblioteca de la clase.

3- La lectura silenciosa sostenida. En la rutina escolar el niño debe contar con un espacio para la lectura independiente. Muchos maestros acostumbran programarlo después de un recreo o de un período deportivo. En este tiempo, los niños seleccionan y leen el libro que les interesa de manera libre y relajada. El maestro es el orientador en este proceso de combinar texto y alumno.

LA LECTURA SILENCIOSA

La lectura silenciosa es otra manera de acceder al placer de leer. Ya desde la antigüedad, cuando la aparición mágica de la palabra escrita había derramado su poder revelador sobre los hasta entonces, atentos escuchas, se admiraba y valoraba esta comunión espiritual entre el lector y el narrador, posibilitando una comunicación más  profunda, personal y desprevenida, si se quiere, ante la infinidad de mundos que la lectura propiciaba.

La edad media divinizó la práctica de la lectura silenciosa, a tal punto que era privilegio de unos cuantos eruditos. Hacia el año 370 del calendario cristiano, la lectura silenciosa era vista con admiración, ésta fue habitual en occidente a partir del siglo X.

Hoy, la situación ha cambiado, los horizontes en la lectura personal se van ampliando, cada vez se hace más necesaria una dosis diaria de comunión espiritual con el libro. Es por ello, que la promoción de la lectura debe servirse de manera constante de esta actividad, para formar lectores autónomos y críticos, constructores de su propia dinámica lectora.

Para ello es necesario programar sesiones de lectura silenciosa. En estas sesiones se deben tener en cuenta algunos aspectos, ya que la actividad no es para que el educador o promotor de la lectura “ponga a hacer”, mientras él hace otra cosa, sino todo lo contrario, se requiere su participación activa para que la acción desarrolle un vínculo entre el material de lectura y quienes están participando en la actividad.

La lectura silenciosa… ¡Un acto de comunicación y crecimiento! Para lograr lectores autónomos e independientes, también hay que fomentar la lectura individual, libre y silenciosa. Para ellos le sugerimos que:

  • Programe diariamente unos minutos de lectura silenciosa en la escuela.
  • Mantenga disponibles libros, revistas y periódicos variados.
  • No asigne de manera obligatoria los materiales de lectura. Permita que cada quién lea lo que desee.
  • Propicie el intercambio y la comunicación entre los niños, sugiriéndoles algún tema que los motive a su lectura.
  • Deje que los niños cambien de libros, sino están a gusto con el escogido inicialmente.
  • Inculque el respeto por los libros, el espacio y la lectura.
  • Asegúrese que el material de lectura que esté a disposición de los niños y niñas, sea material que usted conozca con anterioridad.
  • Indague sobre los temas escogidos por los niños, con el propósito de crear mayor interés y expectativa.
  • Motive a los niños para que se aconsejen e intercambien libros entre ellos.
  • Inculque el respeto por los libros, el espacio y la lectura de otro.
  • Aumente de manera progresiva el tiempo asignado a la actividad, hasta que el grupo alcance un nivel adecuado.
  • Sorpréndalos con sesiones de lectura silenciosa que no estén programadas.
  • Resuelva las inquietudes manifestadas por los niños durante la actividad.
  • Promueva la lectura de las ilustraciones y otra información que contenga el material que están leyendo.
  • No pida resúmenes ni nada por el estilo.
  • No califique la actividad.
  • Propicie, al final de la sesión de lectura silenciosa, el intercambio de comentarios, o a veces… el silencio.
  • No obligue a los niños a exponer lo leído.
  • Dé ejemplo… Procure que los niños la vean leyendo.

BIBLIOGRAFÍA

  • Animación y promoción de la lectura: consideraciones y propuestas. compilador Juan Pablo Hernández Carvajal, Antioquía Colombia, COMFENALCO, 1997
  • Charria de Alonso, María Elvira; González Gómez, Ana. Hacia una nueva pedagogía de la lectura. 3ed., Santafé de Bogotá: CERLALC-PROCULTURA, 1983.
  • Manguel, Alberto. Una historia de la lectura. Santafé de Bogotá, Norma, 1999.
  • Mayora, A.M y otros. Fiesta 2 : EGB 2 ciclo inicial lecturas. España: editorial Luis Vives, 1988.
  • Sastrías, Martha “Lectura en voz alta”, Caminos a la lectura. México: Pax, 1995.

22 razones por las que debemos leer

  1. Para aprender.
  2. Para tener éxito en nuestros estudios.
  3. Para informarnos.
  4. Para saber de dónde venimos.
  5. Para saber quiénes somos.
  6. Para conocer mejor a los otros.
  7. Para saber a dónde vamos.
  8. Para conservar la memoria del pasado.
  9. Para iluminar nuestro presente.
  10. Para sacar provecho de experiencias anteriores.
  11. Para ganar tiempo.
  12. Para buscarle sentido a la vida.
  13. Para comprender los fundamentos de nuestra civilización.
  14. Para alimentar nuestra curiosidad.
  15. Para distraernos.
  16. Para cultivarnos.
  17. Para comunicarnos.
  18. Para ejercer nuestro espíritu crítico.
  19. Para conocer otros países.
  20. Para aprender nuevas palabras.
  21. Para conocer a otros autores e ilustradores.
  22. Para soñar.

[1] Pennac, Daniel. Como una novela. Editorial Norma, 1999. Colombia.

40 MANERAS DE PROMOCIONAR LA LECTURA EN EL AULA

  1. Leer en voz alta las partes del libro que más le emocionaron.
  2. Escribir una carta a uno de los personajes.
  3. Hacer un mapa con los sitios donde transcurre la historia.
  4. Consultar en la Biblioteca y diseñar un vestido para su personaje favorito, de acuerdo con la época.
  5. Inventar otro final para la historia.
  6. Decorar el aula con dibujos sobre la historia o los personajes del libro.
  7. Describir lo que le gustó o disgustó de los personajes.
  8. Comparar el libro con otro similar que haya leído.
  9. Hacer un móvil para ilustrar el libro.
  10. Montar una función de títeres basada en el libro.
  11. Hacer un acróstico con cada uno de los nombres de los personajes.
  12. Preparar una entrevista con el autor.
  13. Inventar una carrera de observación basada en el libro.
  14. Escribir una canción que exprese su reacción al libro.
  15. Variar el diálogo de alguna de las escenas.
  16. Escribir una página de un diario, simulando ser uno de los personajes.
  17. Escribir titulares de prensa sobre los sucesos del libro.
  18. Asumir el papel de jurado de un concurso, y tratar de convencer a los demás miembros del jurado, de que el libro debe ganar.
  19. Ilustrar parte del libro en forma de tira cómica.
  20. Imaginar qué aprendería un habitante de otro planeta sobre la tierra, si leyera el libro.
  21. Escribir una carta a un amigo contándole sobre el libro.
  22. Diseñar una carátula basada en el libro.
  23. Dramatizar un aparte del libro y tratar que los demás adivinen.
  24. Contar qué hubiera hecho usted, en el caso de encontrarse en la situación de alguno de los personajes.
  25. Inventar una conversación entre dos personajes de la historia.
  26. Hacer una reseña del libro, para promocionarlo en una revista.
  27. Hacer de locutor de radio, entrevistando a personajes de la historia.
  28. Hacer un crucigrama utilizando nombres de personajes, lugares, objetos y palabras claves del libro.
  29. Hacer una cartelera sobre el libro, para promocionarlo en la escuela o colegio.
  30. Hacer una exposición con objetos que sean mencionados en el libro: artesanías, cometas, objetos personales, etc.
  31. Conseguir un poema que tenga que ver con algo del libro. Explicar por qué.
  32. Crear un juego de palabras basado en el libro.
  33. Hacer un listado de eventos del libro, para que los ordenen cronológicamente.
  34. Suponer que se va a hacer una estatua del personaje que más le gustó. En qué lugar de la ciudad la colocaría? Por qué?
  35. Hacer una sopa de letras con nombres de personajes o palabras significativas del libro.
  36. Hacer un juicio en el que haya acusadores y defensores de los personajes del libro.
  37. Diseñar un afiche para promocionar el libro en la calle.
  38. Preparar un artículo de prensa sobre las actividades de los personajes.
  39. Imaginar al personaje principal viviendo en su ciudad o municipio. ¿Dónde viviría? ¿Qué haría?
  40. Simular ser un vendedor y tratar de convencer a alguien para que compre el libro.
  • FASES DEL PROCESO LECTOR A TRAVÉS DE LA ANIMACIÓN A LA LECTURA

 El ciclo de las sesiones de animación a la lectura se puede dividir en tres fases:

  • EL DESPERTAR DE UNA AFICION
  • EL FOMENTO DE UNA AFICION
  • LA CONSOLIDACIÓN

Objetivos

Hemos planteado que el objetivo general de estas sesiones es formar niños y niñas lectores. Aunque éste es el fundamental, para alcanzarlo existen otros objetivos particulares, como son:

El objetivo de las actividades por sí mismas, que es sensibilizar a los niños y niñas respecto a la lectura y a los libros. El de las sesiones, es que los niños y niñas disfruten y, por medio de la diversión, asimilen la lectura. Existen también objetivos particulares de cada una de las fases que se expondrán al hablar de ellas.

Duración. La duración global del ciclo de las sesiones de lectura, así como de cada una de las fases que la integran, variará de acuerdo con:

  • El número de participantes
  • El tiempo empleado en cada una de las sesiones
  • La frecuencia de las sesiones
  • Las aptitudes de los niños niñas

Normalmente, una sesión, integrada por 30 ó más niños y niñas, con repeticiones semanales de 4 horas, requiere para su primera fase de tres a cuatro meses como mínimo y de 6 a 8 meses para la segunda fase, también como mínimo. En cambio, la tercera fase no tiene más límite de tiempo que el marcado por el deseo de los niños y niñas para seguir reuniéndose; no obstante, es aconsejable que no sea menor de seis meses.  Las reuniones podrán ser menos frecuentes, pero de mayor duración cada una.

Cambio a la siguiente fase.  Para determinar el momento en que debe pasarse a la siguiente fase, deberá evaluarse si se ha cumplido ya el objetivo de la anterior. Si es así, y ha transcurrido el mínimo de tiempo señalado arriba, podrá emprenderse la siguiente etapa.  A continuación señalo algunos conceptos que permitirán valorar si ha llegado ese momento.

PRIMERA FASE:   Objetivo general: Acercar a los niños y niñas a los libros y a la lectura.

Sabemos que el objetivo se ha cumplido cuando los niños consideren a los libros como parte de sus entretenimientos, les guste escuchar lecturas o narraciones, expresen libremente opiniones acerca de la lectura y de los libros, empiecen a leer en privado y se interesen por todas y cada una de las actividades de las sesiones de lectura.

SEGUNDA FASE: Objetivo general: Comprensión de lo leído.

El objetivo se alcanza cuando es claramente evidente que el niño y la niña comprenden el contenido de la lectura.  Lee con placer y se involucra emocionalmente con la narración; lee cada vez más, sobre todo en privado.

TERCERA FASE: Objetivo general: Consolidar el interés y el goce por la lectura,

El objetivo se habrá alcanzado cuando el niño y la niña voluntariamente se pongan a leer libros que les interesen, y aprovechen su tiempo disponible para involucrase con más formalidad en el mundo de la lectura.

PRIMERA FASE

El despertar de una afición

Provocar emociones en el niño y la niña al escuchar una poesía, un cuento, palabras rítmicas, al tocar los libros o acariciarlos con la mirada; ver sus ojos brillar de curiosidad y de interés por lo que narremos o leamos, despertar su sensibilidad, su asombro, el placer por la palabra escrita, son nuestro compromiso y nuestra meta.

En esta fase la tarea es, familiarizarlos y acercarlos a los libros, valiéndonos de rimas, adivinanzas, juegos de palabras, poesía, cuentos en imágenes, lectura de cuentos, fábulas y leyendas, entre otros. Conviene, además, que conozcan una biblioteca, que visiten librerías y ferias del libro; estimularlos con libros adecuados para su edad y sobre todo, que tengan libertad de ver, tocar y sentir los libros.

El objetivo de esta fase es que el niño conozca los libros y sepa que contienen palabras que harán que disfrute, ría sueñe o … llore.

No se les debe forzar a leer por sí solos. Esta etapa es de preparación para que, en el futuro, ellos por su propio gusto y libertad, escojan sus lecturas. Sin embargo, habrá muchos que desde este inicio desearían leer en privado; deberá permitírseles y dejar que disfruten a solas de la lectura.

Esta etapa no está planeada solamente para  los más pequeños; recordemos que la mayoría de nuestros niños no tienen gusto por la lectura. Por el contrario, muchos la rechazan, pues generalmente la asocian con una obligación escolar poco grata.

Trabajaremos en “el despertar” de esta afición, con niños cuyas edades fluctúen entre los 5 y 11 ó 12 años.  Se trabajará con todos ellos como se ha sugerido, pero la selección del material variará en relación con las diferentes edades e intereses.

En ésta y en las siguientes fases, para el deleite de los niños – y nuestro – leeremos y narraremos algunos de los cuentos que integran las rotacajas. Muchos de ustedes posiblemente tengan dotes naturales para hacerlo, pero no todos las tenemos. Sin embargo, basta con tomar en cuenta las sugerencias descritas con anterioridad para poder narrar y leer en voz alta, de manera tal que atrapemos la atención y el interés de los niños y niñas.

Resumen de la primera fase:

El despertar de una afición:

Objetivos: 

Despertar en los niños y niñas el interés y el gusto por los libros y la lectura.

Medios:

-Acercarlos y familiarizarlos con los libros.

-Jugar con ellos con rimas, adivinanzas, juegos de palabras, etcétera.

-Narrarles y leerlos en voz alta cuentos, fábulas, leyendas.

-Realizar actividades con ellos después de la narración o lectura, tales como:

  • Comentarios
  • Expresiones gráficas
  • Expresiones plásticas
  • Juegos de imitación
  • Representaciones dramáticas
  • Acertijos

Segunda fase

El fomento de una afición

Los niños que se han divertido y emocionado con la palabra escrita, que han disfrutado del arte de la narración y la lectura en voz alta, y para quiénes los libros ya no son ajenos, están preparados para emprender la aventura de la lectura individual.

En esta fase del acercamiento a la literatura, debemos guiar a los niños para que comprendan la lectura, la gocen y la aprecien.  Cuando se llega a esta etapa, algunos niños ya asimilan y disfrutan la lectura y  están ya capacitados para escoger sus lecturas y deleitarse con ellas en la intimidad. Sin embargo, es indudable que se divertirán participando en los juegos que se recomiendan en esta fase.

A diferencia de las técnicas en las que se les dio a los niños y niñas libertad absoluta de expresión ( el objetivo primordial era despertar interés por la lectura y el esparcimiento), las técnicas que a continuación se exponen tienen como objetivo principal la comprensión de la lectura, para que, además de disfrutarla, se induzca a los pequeños lectores a valorar su calidad estética y literaria y a profundizar en los temas.  Sin perder su carácter de juego y diversión deberán llevarse a cabo en un ambiente agradable y cordial. Serán más controladas, pero siempre respetando la libertad de expresión de los niños. Para alcanzar el objetivo, su preparación tendrá que ser muy cuidadosa.

Para que los niños y niñas comprendan la lectura, es necesario que lean con atención y se interesen por todo el texto, desde lo más sobresaliente hasta los pequeños detalles.  Sin embargo, nunca deberá hacerse hincapié en este hecho.  Para lograrlo habrá que velarse de ciertas técnicas y estrategias.

Para entender un cuento, se guiará a los niños y niñas a apreciar, primordialmente: cómo son los personajes sus cualidades y orden cronológico de los acontecimientos, los detalles aparentemente insignificantes pero que deben tomarse en cuenta, el tema y los valores del cuento.

En esta fase no nos basaremos solamente en la lectura en voz alta y en la narración; empezaremos a motivar a los niños para que lean en privado y los iniciaremos en la expresión oral y escrita, a través de los lecto-juegos recomendados.

Estos deberán ser siempre una sorpresa. Los niños y niñas  no estarán enterados de antemano de qué juego jugarán y aunque algunos de ellos están basados en preguntas y respuestas, se evitará realizarlos como si fuera una prueba escolar. Deberá prevalecer, insisto, un ambiente de libertad e informalidad, en donde el niño se sienta con confianza de equivocarse sin temor a ser reprendido.

Los cuentos que se utilicen deberán seleccionarse de acuerdo con la edad de los integrantes del grupo.  La extensión debe ser adecuada al plan de trabajo de cada sesión y a la edad de los niños y niñas.

Después de la lectura, antes de empezar el lectojuego, deberá alentarse a los niños y niñas para que hagan comentarios sobre lo que han escuchado o leído, o simplemente para que exterioricen sus impresiones.

El maestro promotor de lectura debe familiarizarse con el lectojuego que desarrollará y preparar con anticipación los materiales necesarios.

En cada sesión, al finalizar el lectojuego, conviene hacer una evaluación acerca de:

  • Si los niños y niñas estuvieron o no interesados en las actividades.
  • Si comprendieron el contenido de la lectura
  • Si les gustó o no el texto en cuestión.
  • La atención, actitud y aptitudes de los niños
  • Las dificultades que se hayan presentado

Esta evaluación le permitirá planear la siguiente sesión, modificando lo que el maestro o maestra juzgue conveniente.

Resumen de la segunda fase

El fomento de una afición

Objetivos

-Mantener y reforzar las inquietudes y el interés nacidos en la fase anterior.

-Propiciar la comprensión de la lectura para valorarla y gozarla,

-Iniciar a los niños en la expresión oral y escrita.

ACTIVIDADES

Lecto-juegos que permitan a los niños y niñas adentrarse en la lectura y les den elementos para desarrollar su expresión oral y escrita.

El ambiente de las sesiones debe continuar siendo alegre, libre y divertido.

TERCERA FASE

La Consolidación

OBJETIVO:

Consolidar el interés y el goce por la lectura.

En esta fase los niños ya deberían interesarse por sí mismos en la lectura privada y voluntaria. Las sesiones serán más “formales”; se podrán utilizar las estrategias de la fase anterior, pero el grado de dificultad deberá aumentarse, Se incluirán, además:

Debates

Premeditadamente  se da un opinión contradictoria sobre la lectura, algún personaje, acontecimiento, etcétera, con el objeto de propiciar un debate entre los niños. Habrá que ser muy cuidadoso y no permitir que termine en “pelea”.

Lecturas comentadas

Con anticipación se hace saber a los niños que habrá una sesión para comentar alguno de los libros que han leído. El día indicado el encargado empieza haciendo comentarios personales sobre el libro; qué sentimientos les despertó, qué les llamó la atención, qué valores encontró, después cederá la palabra a alguno de los niños o niñas y alentará a todos a hacer comentarios profundos sobre el libro.

Reseñas de libros

Se les pedirá a los niños y niñas que destaquen los puntos principales, resuman la trama ( se aconseja que lo hagan por escrito) y que la reseñen a sus compañeros, quienes tomarán notas y prepararán preguntas que se harán al final.

Conferencias

  • Los niños podrán preparar una conferencia tomando en cuenta, entre otros, los siguientes puntos:

-Tema

-Valores

-Personajes

-Trama

  • Podrán utilizar apoyos visuales como:

-transparencias

-carteles

-dibujos

-música

Al terminar el ciclo de las sesiones cuando los niños y niñas ya son lectores voluntarios, es conveniente propiciar la formación de grupos de “amigos de la lectura”, con el fin de dar seguimiento a la labor desarrollada.  Se les invitará a que se reúnan esporádicamente para comentar sus experiencias en torno a los libros y a sus lecturas, y a sentirse orgullosos por cada libro leído.

Lecto juegos en acción

Consideraciones

Los Lecto-juegos son la base del método que utilizaremos para interesar a los niños y niñas en la lectura, con el propósito de que no la vean como una actividad tediosa o un castigo, sino como una fuente de alegría y conocimientos. Le ayudarán – además- a fomentar su creatividad, a estimular su curiosidad y su espíritu investigador.

Los lecto-juegos que presentamos a continuación, no obstante su sencillez, han sido perfectamente estudiados y estructurados para guiar a los niños y niñas en la comprensión e interpretación de un texto.  Algunos están planeados para distinguir a los personajes principales de los secundarios. Otros están enfocados a la acción: saber ¿qué pasa)  ¿dónde sucede?, ¿Cómo sucede? Su duración. Conocer el argumento (sucesión de hechos que integran la acción), etcétera.

Los lecto-juegos pueden utilizarse con niños de cualquier edad; lo que variará es el material de lectura, que, en todos los casos, debe ser el adecuado a la edad, los gustos, los intereses y etapa lectora de los integrantes de las sesiones de animación a la lectura. Insistimos en que el método debe adaptarse a los niños niñas y no los niños y niñas al método.

Asimismo, los lecto-juegos que presentamos pueden aplicarse en cualquier fase, teniendo siempre presente que la forma de plantearlos deberá ser diferente para cada edad, de modo tal que los mayorcitos no sientan que son juegos para “bebes”.

Queda claro, entonces, que los lecto-juegos pueden y deben ser modificados según las circunstancias particulares de cada grupo, cuidando que cuando se adapte, modifique o invente un nuevo juego, no se pierda el propósito u objetivo principal: que el niño guste de la lectura, se adentre en el contenido del texto para que pueda comprenderlo e interpretarlo, pero sobre todo, que disfrute.

Es importante hacer notar que las técnicas de dibujo, pintura, modelado, aunque coadyuvan a la realización de los lecto-juegos, tienen un papel secundario dentro de la actividad misma. Requiere especial atención el no caer en el perfeccionismo de las actividades manuales, especialmente de aquellas que no tengan relación con nuestro objetivo básico o con la literatura. Fácilmente podría convertirse una sesión de animación a la lectura  en una sesión de actividades manuales, desvirtuándose el concepto original y perdiéndose de antemano los beneficios que se perseguían.

Los lecto-juegos son actividades que propician el interés de los niños en la lectura de una  manera agradable.  No son juegos comunes que sirven únicamente para divertirlos o entretenerlos.

Los lecto-juegos siguientes han sido cuidadosamente planeados y probados con varios cientos de niños, comprobándose su eficacia plenamente. Sin embargo, no funcionan por sí mismos; es necesario que el maestro (a)  promotor ( para atraer a los niños) les imprima entusiasmo, los planee y prepare cuidadosamente, tenga a la mano el material necesario, organice a los niños, se interese en buscar nuevos materiales de lectura y, de ser posible, forme una pequeña biblioteca.

Hay que estar preparados para hacer, cuando sea necesario, modificaciones sobre la marcha, ya que no todos los niños responden del mismo  modo, pero, especialmente, no debe dejarlos “caer”. Para que el método funcione de todo a todo, el promotor o maestro tiene que conocer a fondo el material de lectura, sentirlo y disfrutarlo; es muy difícil transmitir entusiasmo si a uno mismo no le gusta el  material   que va a presentar.  Algunos adultos parecen avergonzarse o no sentirse a gusto si participan en juegos infantiles, pero eso no tiene razón de ser. Este método se ha probado con grupos de adultos y todos ellos disfrutaron con él.

LECTOJUEGOS PARA ESTIMULAR LA LECTURA

TE LO DIGO CON MI CUERPO, TE LO DIGO CON MIS GESTOS

Propósito: Distinguir diferentes argumentos

Desarrollo:

-Se narran o leen en voz alta dos o tres cuentos muy  breves.

-Se divide el grupo en equipos de cuatro niños

-Cada equipo escoge uno de los cuentos y se prepara para representarlo por medio de gestos y expresión corporal.

-Cuando están listos, cada equipo pasa a representar su cuento y los espectadores deben adivinar de cuál cuento se trata.

Nota: Conviene tener a la mano, los libros de los cuentos que se usaron, por si los niños necesitan consultarlos para preparar su representación.

REPRESENTACIÓN DRAMÁTICA

Propósito: Estimular la atención.

Desarrollo:

-Se divide el grupo en equipos y se les pide que “ensayen” una representación teatral del cuento.

-Se reparten los papeles

-Los equipos pasan, uno por uno, al  frente

-El promotor vuelve a leer el cuento y el equipo lo va representando.

Nota: Esta debe ser una actividad muy flexible y libre, Se permitirá  que los niños no se expresen como ellos quieran.

LA LOTERÍA

Propósito: Descubrir personajes, lugares y cosas.

Material:

Hojas blancas tamaño carta

Lápices

Crayolas o lápices de colores

Frijoles

Desarrollo:

-Se entrega a cada niño una hoja en blanco, un lápiz, lápices de colores, y una pequeña cantidad de frijoles.

-Dividen con rayas la hoja de papel en seis cuadros iguales y en cada uno dibujan algún personaje, lugar o cosa del cuento.

-Se vuelve a leer el cuento y cada vez que se mencione alguno de los personajes, cosas, etcétera, que aparezcan en sus dibujos, deberán poner un fríjol, y cuando hagan lotería, lo anunciarán.

Variación:

-Se puede seguir jugando, poniendo en cada cuadro, todos los frijoles que sean necesario.

Nota: En lugar de usar frijoles, los niños pueden marcar los dibujos con una palomita.

EL CUENTO CONGELADO

Propósito: Expresar y representar la comprensión del texto

Desarrollo:

Dividir al grupo en equipos de tres o cuatro niños,.

Pedirles que representen una escena “Congelada” del cuento, es decir,  que adopten una determinada posición  y que no muevan (se aconseja que practiquen hasta que estén satisfechos con su escena)

Cuando están listos, se pide a cada equipo que pase al frente y presente a los demás su escena “congelada”. Todos tratan de adivinar cuál es y los protagonistas les dicen si acertaron o no.

Se continúa de la misma manera hasta que todos hayan pasado al frente

Sugerencia:

Al finalizar se puede votar para ver qué grupo presentó la escena con más claridad.

¿QUIÉN SOY?       

Propósito: Distinguir claramente personajes y cosas.

Material:

——Papel crepé de diferentes colores

——Cinta adhesiva

——Tijeras para cortar papel

—— Tarjetas

Desarrollo:

Previamente se escribe en cada tarjeta el nombre un personaje o de cualquier animal o cosa que aparezca en el cuento que se leerá.

—-Después de narrar o leer el cuento se informa que se les dará papel de colores y cinta adhesiva, para que hagan el disfraz del personaje o elemento que aparezca en la tarjeta que recibirán, el cual se pondrán llegado el momento.

—-Se reparten las tarjetas y el material

—-Los niños trabajan por parejas; al terminar, uno ayuda al otro a disfrazarse.

—-Cuando todos estén listos se hace un desfile. Cada niño se presenta y actúa alguna parte del cuento, que corresponda a su personaje o elemento (en caso de que no sepan que hacer, habrá que darles algunas ideas)

Variación:

–Uno por uno, los niños pasan al frente y sus compañeros tratan de adivinar que personajes es.  Si adivinan tendrán que decir algo que recuerden de ese personaje o elemento  del cuento.

–Se vuelve a leer el cuento, y cuando el personaje escucha su nombre pasa al frente y actúa.

¡NO ES CIERTO!

Propósito: Estimular la capacidad de concentración y retención.

Desarrollo:

Se divide el grupo en equipos de tres o cuatro niños.

-Los integrantes de cada equipo vuelven a contar, entre ellos, el cuento, para recordarlo.

-Después se pide a uno de los equipos que cambie los nombres de algunos de los personajes, a otro el de algunos lugares, a otro el de algunas cosas, etcétera y que practiquen el cuento como está “cambiado”, para que lo narren, en esa forma, a sus compañeros.

-Cuando estén listos, un representante de cada equipo pasa a contar el cuento “cambiado”; los otros equipos corrigen oralmente los cambios al percatarse de ellos.

(Este juego puede causar desorden, pues por lo general, todos hablan al mismo tiempo. Tendrá que correr el riesgo  y permitir que todos se expresen cuando lo deseen.  Tratar de poner orden inhibiría el deseo de participar.

Variación:

En lugar de formar equipos se puede solicitar a cada niño que se haga algún cambio al cuento (solamente se pueden cambiar nombres, lugares o cosas, no la idea en si).

Después, por parejas se cuentan el cuento uno al otro y cada vez que detecten un cambio dirán “ no es cierto” y mencionarán la palabra verdadera.

El encargado se limita a supervisar.

VISTE AL PERSONAJE

Propósito: Comprensión de la lectura, identificación de los personajes.

Material:

–Papel de diferentes colores

–Tijeras

–Cartulinas

Preparación:

–Dibujar en cartulinas, por separado, la silueta de cada uno de los personajes del cuento ( un personaje por niño)

Desarrollo:

–Se entrega, al azar, a cada niño, la silueta de uno de los personajes, junto con papeles de colores y tijeras.

–Se les pide que después de identificar al personaje, lo recorten

–Se les informa que, con papel, harán ropa para vestirlo, (mostrarles cómo poner “pestañas) a la ropa para que se detenga del muñeco)

–Se fija un tiempo razonable para terminar la tarea.

–Cuando terminan se vuelve a narrar o leer el cuento, para que puedan hacer, sí es necesario modificaciones.

–Para finalizar, se indica a los niños que muestren a sus compañeros el personaje que vistieron y les pidan que lo identifiquen.

Nota: Es conveniente advertirles que no se espera que hagan “Obra de Arte”, que pueden hacer el vestuario a su gusto y con entera libertad.

Sugerencia:

Hacer una exposición.

SOPA DE LETRAS

Propósito: Que los niños aprendan a distinguir los personajes, lugares y objetos de un cuento.

Desarrollo:

–Se pide a los niños que hagan (en secreto) una lista de personajes, de lugares u objetos del cuento.

–Se reparten hojas con cuadrícula grande.

–Los niños, con los nombres de su lista, hacen una sopa de letras (mostrarles algunos ejemplos)

–Cuando la terminen, la intercambian con un compañero para resolverla (trabajo en pareja)

–Una vez resuelta, la regresan al niño que se la dio y la revisan entre ambos.

El maestro o promotor de lectura supervisa el trabajo.

Ejemplo:

EL CIRCO QUE VINO DE LA LUNA

Éste es el circo que vino de  la luna.

Éste es el pueblo donde vi el circo,

que vino de la luna.

 

Ésta es la estrella, que se perdió

En el pueblo, donde vi el circo, que

Vino de la luna.

 

Éste es Juanito, quien encontró la

estrella, que se perdió en el pueblo

donde vi el circo, que vino de la  Luna.

 

Ésta es la casa, donde vive Juanito,

Quién encontró la estrella,  que se

Perdió en el pueblo, donde vi el circo,

que vino de la luna.

Ésta es la ventana,

que está en la casa,

donde vive Juanito,

Quien encontró la estrella

Que se perdió en el pueblo,

Donde vi el circo,

Que vino de la luna.

 

Ésta es la luna,

Que se asomó a la ventana,

Que está en la casa,

Dónde vive Juanito,

Quien encontró la estrella,

Que se perdió en el pueblo,

Donde vi el circo,

Que vino de la luna

 Tere Remolina

 REVOLTIJO

Propósito: Recordar lo que se ha leído.

Esta estrategia podrá ser desarrollado después de que los niños hayan leído varios cuentos ( no antes de tres sesiones).

Desarrollo:

Se divide el grupo en equipos

Cada equipo prepara  preguntas relacionadas con todos los cuentos que hayan escuchado.  Por ejemplo: ¿ Cómo se llama el niño del cuento X? ¿Cómo se llama el cuento de la abeja traviesa?

-Los equipos se alternan para preguntar.

-Se lleva la cuenta de los aciertos (optativo) y al  final se declara al equipo con más aciertos: “Los niños recuerda todo”, o de cualquier otra manera.

NOTA: No se recomienda dar premios a los vencedores

EL CORREO

Propósito: Hacer que los niños relaten, en forma coherente,  un cuento que hayan leído y sea de su agrado.

Desarrollo:

–Se pide a los niños que escriban a un amigo una carta y le platiquen “de que trata el cuento que leyeron” y lo inviten a leerlo.

–Asegurarse de que los niños envíen las cartas a sus amigos, usando el correo.

Variación:

Se pueden hacer tarjetas con una hoja de cartulina doblada por la mitad. En la parte de afuera pueden hacer una ilustración referente al cuento y en el interior escribirle a su amigo.

LOS INTRUSOS

Propósito: Ejercitar la Memoria

Material: Tiras de papel y una pelota de goma.

Preparación:

Seleccionar un cuento con varios personajes (extensión y tema de acuerdo con la edad de los niños).

–Hacer una lista de personajes y lugares que aparezcan en el cuento

–Agregar a la lista personajes y lugares.

–Poner en cada una de las tiras de papel el nombre de un personaje o de un lugar, falso o verdadero.

–Hacer, en la pelota de goma, una ranura en la que quepa la tira de papel.

Desarrollo:

–Se recuerda el cuento: los niños lo cuentan o el encargado lo narra.

–Se hacen comentarios

–Se mete una tira de papel, con el nombre de un personaje o de un lugar, en la pelota y se le lanza a un niño.

–El niño elegido saca la tira de papel y lee en voz alta el nombre del personaje o lugar en ella escrito, y dice si es o no “intruso”; después, devuelve la pelota, vacía, al encargado.

-Se hace lo mismo con el  resto de las tiras y de los niños.

-Cada niño se queda con la tira que le tocó y, al final, el encargado vuelve a leer la lista de personajes y lugares verdaderos y falsos, para que todos comprueben sus respuestas.

Variación I:

Entregar a cada niño una lista de los personajes y lugares, verdaderos y falsos, y pedirles que marquen con una cruz a los intrusos.

Variación II:

–Dividir al grupo en equipos

–Cada equipo hace una lista de lugares y personajes, verdaderos y falsos.

-Los equipos intercambian las listas y marcan en ellas a los intrusos,

-Cuando terminan, cada equipo dice a los demás los nombres de los lugares y personajes que marcaron como intrusos; los otros equipos los corregirán en cado de error.

Ejemplo:

Personajes y lugares:

VERDADEROS

Cóndor, águila, paloma, pichones, Mariquita, Luis, gorrión, nube estación, nube autobús, Marte, plutón

FALSOS

Gavilán, canario, faisán, Mario, Lalo tórtola Raúl, nube tren, Venus, nube aeropuerto, Mercurio.

CRÓNICAS DE VUELO

 Becky Rubinstein

“Con permiso, señor cóndor. Buenas noches, doña águila. ¿Cómo está usted, señora paloma… y sus pichones? ¿Ya vuelan? Los míos todavía no, porque no tengo, pero cuando los tenga van a volar como yo ahora.

¿ Sabe? Ya  aprendí a caminar y a correr sin tropezarme. No como mi hermana que se cae a cada rato  y se da  cada golpiza…” Todo el día  Mariquita  hablaba de volar. Según ella, la maestra de baile también sabía hacerlo, pues de bailar a volar sólo hay un paso. Sólo que no se lo había dicho. Porque no todos los secretos se cuentan.

Un día  pensó   mariquita en fabricarse unas alas de papel de china. hasta pensó en comprar  unas  alas de pollo en el supermercado…

Entonces sucedió lo inesperado. Le bastó un moño que traía   en la cabeza, y que su amigo Luis decía que era de tiempos de Matusalén, pero que resultó tan moderno como una hélice de avión, pues le sirvió para emprender el vuelo.

Todo empezó cuando esperaba el camión de la escuela y se soltó el  torbellino.  Cerró los ojos para que el polvo no le entrara, y pifpafpof, su  moño empezó a dar vueltas, a girar, a  girar, a girar.

Su abuela ya le había advertido del peligro de los torbellinos, pero jamás  del  peligro de los moños con muchas vueltas que de pronto se alocan. Si no se lo dijo – pensó mariquita  — es porque aún no lo sabía.

A los pocos  segundos mariquita  ya se encontraba frente a una espesa nube, una “Nube estación”. ¿ Que cómo lo supo? Por un rótulo y unas aves viajeras que platicaban animadas mientras esperaban “ La nube autobús”. Eran  un águila, un cóndor y una paloma.

Fue entonces que mariquita se decidió a pronunciar con su mejor voz un discurso, tal y como lo había repetido frente al espejo, para cuando se le ofreciera.

Sólo que no pudo llegar a lo de la golpiza, porque el viento – que soplaba y resoplaba fuerte, fuerte – la empujaba y empujaba cada vez más y más lejos.

Ahora pasó cerca de un gorrión que, al verla, se frotó los ojos y dijo:

–Niña, aquí hay truco encerrado.

–Nada  de eso. No es truco, es moño volteretas. Y hablando de trucos, ¿ no me digas  que eres un truco que vuela  y habla?

–Me ofendes. Soy sólo  un ave, representante  de   veinte  mil  especies de aves  existente en el universo. Pero, ¿tú eres  una niña voladora? Mi abuela  gorriona me comentó  una vez que las niñas no vuelan.

-Creo que se equivocó conmigo. Al parecer soy la excepción pero…

¿Sabes dónde nos encontramos?

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­_Supongo que cerca de Marte. Mira, ahí dice: “Marte, bajada  en la próxima  estación”.

_¡Me voy a desmayar!

_¿Y ahora por  qué, si el vuelo no presenta contratiempos? Y los marcianos no han de ser tan horrorosos como los pintan.

__Es que mi mamá  me regaló  un  moño de cuádruple vuelo y con él, segurito llegaré a Plutón.

__¡Qué maravilla, viajar a Plutón! Nunca  he podido llegar  más lejos de Marte .Iremos a Plutón… Mi  sueño se volverá  realidad… Tal vez  hasta podamos  tomar unas vacaciones.

__¿Pero no  te da miedo? __replicó Mariquita __¿No sabes  que Plutón  es el planeta más alejado  de la tierra? A mi  mamá no le va a parecer, porque no le gusta  que me aleje  de la casa.

__Pero a la mía le fascina que vuele. No para de quejarse  de mis alas por lentas o por pequeñas.

­­­­­­­­__Tengo la solución. Te prestaré uno de mis moños. ¡Y  ahora a volar a Plutón! Y cuentan las crónicas plutonianas  que un gorrión, más pequeño  que un puño de niño ,llego a Plutón . No es, al parecer, un gorrión cualquiera, tiene un ala extra  en  la cabeza, que  él llama “Moño Terrestre  de Terrícola.”

Surgieron  entonces los comentarios alrededor del suceso.

Alguien dijo: “La Tierra, la Tierra. Ningún  plutoniense ha  llegado a  ella. Otro agregó: ¿No saben acaso los terrícolas que nosotros, los habitantes de Plutón no sabemos volar?

Pero Mariquita resolvió el problema. Les regaló su colección de moños.

Los grandotes para los niños y las niñas;  los grandotes para los papás y las mamás  y los grandotototes para los abuelos y las abuelas. Sólo que tendrán que esperar que aparezca en escena un torbellino de aquellos.

LECTOJUEGOS, JUEGOS Y SUEÑOS PARA FOMENTAR  LA ESCRITURA CREATIVA  EN LOS NIÑOS Y NIÑAS

LA CREACIÓN LITERARIA INFANTIL

Iniciar a los niños y niñas en la creación literaria  no sólo es una forma de promover la literatura infantil, sino que es un intento por hacer sentir en ellos la seguridad  y felicidad de ser creadores. El acercamiento de los niños y niñas a la creación literaria, les hace descubrir que hacer que hacer literatura es posible para ellos. Este descubrimiento garantiza su transformación enseres con disposición de luchar para construir algo nuevo y mejor. Dejar de ser repetidores para ser creadores. Esta dimensión de transformación  de conciencias que tiene la literatura infantil es importante y no podemos olvidarla.

La creación de los niños y niñas es siempre fuente de alegría y conocimiento, por eso es urgente estimular su creatividad, su espíritu de felicidad.

La creación literaria infantil va desarrollando en los niños y niñas su  estilo propio, les permite sentirse importantes, autoestimarse y tomar conciencia de su valor en la familia, la escuela y comunidad.

Si enfocamos la importancia de la literatura infantil en el proceso educativo no podemos ver la actividad creativa de los niños y niñas sin pensar en la escuela, en el colegio, en el aula, en el hogar, espacios en donde diariamente se desarrolla el proceso formativo y en los cuales, seguramente surgirán obstáculos fuertes para la ejecución de proyectos orientados hacia la creatividad infantil. Las barreras serán muchas: falta de confianza en los niños y niñas, pocos recursos didácticos, aversión a la lectura –de alumnos y profesores- , costumbre de ver de ver  a nuestros alumnos como depósitos de conocimientos y no como sujetos creadores, etc. Sin embargo, hay que avanzar.

Los educadores tenemos que renovarnos. Revisar nuestros principios pedagógicos y filosóficos, nuestra visión del mundo. Sin duda tenemos que cambiar –maestros y padres—La literatura infantil, en el marco educativo general, es una opción para que los niños y niñas, nosotros y la sociedad entera, nos encontremos con nosotros mismos con la esperanza de promover la solidaridad y la justicia como pilares de la paz.

Los niños y niñas  incorporados a programas de iniciación literaria pueden ir gestando posibilidades de desarrollo y cooperación en la sociedad.

La literatura, como es su cometido, debe servirnos  para sensibilizarnos  y valorar  más la vida y al ser humano, sobre las cosas materiales.

El niño y la niña deben tener, en el ambiente educativo, la posibilidad de inventar. Deben ser inducidos hacia la creatividad alejándolos de la imitación de cosas y valores  a los que están sometidos. Dejemos que los niños y niñas hagan poemas, cuentos, fábulas… algún día de repente, habrán de inventarse naves inexistentes para perseguir sus sueños y construir el mundo conforme a sus intereses y a los de sus padres y maestros.

La literatura infantil, cuando es fruto de la imaginación de los niños y niñas parece más objetiva, más completa. Su libertad ante las figuras literarias y las formas difíciles hacen que el amor se sienta más cerca y que sus composiciones tengan la armonía natural del viento, los árboles, los pájaros y el río. En realidad, cada verso de los niños y niñas es un poco de esperanza que alienta nuestro espíritu. Ver los gestos de los niños y niñas cuando buscan un verso o una palabra, es interesante.

Es tiempo de dejar que los niños y niñas jueguen con su imaginación, respetando su originalidad, sus ocurrencias a veces hiperbólicas. Nunca olvidemos que cada verso, cada sonrisa es un sueño  y hay que dejar que ese sueño crezca, que suba hasta las estrellas para que al despertar los niños y niñas tomen sus hilos y lo bajen felizmente hasta hacerlo cierto.

EL DERECHO A LA IMAGINACIÓN

“Hay un derecho de la persona humana no reconocido: … es el derecho a la imaginación, a la ilusión y a la utopía, justo lo que caracteriza al niño…” Lo anterior es una afirmación del escritor peruano dedicado a la literatura infantil, Danilo Sánchez Lihón.

Ese derecho a la imaginación, según nuestro criterio, no sólo no es reconocido formalmente, sino negado y censurado en la realidad.

La práctica docente basada en el dictado, la memorización y repetición mecanizada de lecciones, es el peor ataque y ofensa a la imaginación  y capacidad creativa de los niños y niñas.

Nuestro malestar como maestros, padres o madres de familia ante la inquietud  y curiosidad infantil, al igual que todas aquellas expresiones  groseras de desagrado por las graciosas ocurrencias  de los niños y niñas, son algunas de las tantas formas de violación de este derecho a soñar que tienen los niños y niñas.

Podemos decir mucho más sobre las formas de violación al derecho a la imaginación, pero es más importante afirmar  que, a pesar de esa negación, violación y oposición a la libertad de soñar, los niños y las niñas la practican  clandestinamente en tal cantidad  que subvierten el orden  anti-imaginativo con sus garabatos en papel, paredes y mesas, con sus gritos, con sus risas, con sus carreras, con sus frases ocurrentes, juegos inventados, con sus mentiritas, con sus escapadas, con su llanto estratégico, en fin, con su amor  para repartirlo con todos sus sentidos.

Como dice Saimy Emin Bautista, de nuestro “taller infantil”:

Los niños son como los pájaros

Cantan, juegan, saltan

Fuertes como el viento.

La capacidad imaginativa de los niños y las niñas es interminable y bella, por eso manifestamos que es poesía, arte vivo.

La imaginación y el amor de los niños y niñas es tan sabia y productiva que en algunas ocasiones cuando los padres se muestran deprimidos, tristes, retraídos o preocupados, parecen entenderlo y casi siemp0re que lo detectan sacan de su caja de sorpresas invisible una sonrisa, una palabra hermosa: ¡Papá! ¡Mamá!, o un gesto tierno, una caricia y así… con su magia resquebrajan la tristeza y nos hacen sacar de muy adentro otra sonrisa, otra palabra tierna… y el mundo se nos vuelve agradable y dulce.

Por eso insistimos: Los niños y las niñas son la solución. Démosles la oportunidad de gozar  de su derecho a la imaginación sin temor, sin esconderse, y veremos como con cada acto inocente, construyen alegría.

Estas afirmaciones son válidas para todos los encuentros y momentos en que pensemos o pretendamos ser buenos padres, madres o maestras y maestros.

LECTOJUEGOS PARA INICIAR A LOS NIÑOS Y NIÑAS EN LA EXPRESIÓN ESCRITA

¿QUÉ  ESCONDE…?

Propósito: Estimular la imaginación de los niños y niñas.

Preparación:

  • Seleccionar una obra musical clásica.
  • Hacer una serie de tarjetas (tantas como niños haya en el grupo) que digan:

¿Qué esconde

la nube?

la luz?

el sol?

la luna?

el agua?

etcétera

Desarrollo:

–Se sientan cómodamente los niños y niñas.

–Se toca la música.

–Se baja el volumen y reparten las tarjetas.

–Se pide que la lean y escriban en una hoja, por separado, su respuesta.

–Cuando estén escribiendo, se sube un poco el volumen de la música.

–Se da un tiempo razonable para que respondan.

–Al finalizar, se les pida que lean lo que escribieron.

Ejemplo:

Respuestas de un niño de seis años

Tarjeta

¿Qué esconde el agua?

Los peces de mi pecera

¿Qué esconde la lluvia?

Los ladridos de mi cachorro?

¿Qué esconde la tierra?

Muchas lombrices

CONTINÚA EL CUENTO

Propósito: Desarrollar la imaginación.

Preparación:

–Seleccionar un cuento breve

–Copiar la primera mitad del cuento y hacer copias para todos los niños y niñas.

Desarrollo:

–Se entrega a cada niño y niña una copia del cuento incompleto.

–Se les pide que  lean con atención y que después lo continúen  y terminen. (Enfatizando que no se pide sólo el final sino la segunda parte del cuento.)

–Cuando terminen, cada uno lee “su cuento”.

Ejemplo de dos cuentos que los niños podrán continuar:

  1. Era verano, no llovía desde hacía varios meses y la tierra estaba reseca. La ardilla Nacha y el conejo Arcoiris pasaban las horas jugando a tirarse por una pendiente, a ver quién  llegaba abajo primero. De pronto, los finos oídos de la ardilla escucharon, cercano, un lloriqueo. Los dos amigos dejaron de jugar y…
  2. Érase una vez un pueblo muy triste. Incluso los pájaros que se posaban en los cables de la electricidad y del teléfono estaban tristes.

Era que el cielo había perdido su color.

En realidad, hacía muchos años que no se había vuelto a pintar.

Tantos que ya nadie lo recordaba. Y claro, con las lluvias y el granizo, y los vientos y los rayos, que poco a poco lo habían ido ensuciando todo, el aspecto que ofrecía aquel pueblo era de gran dejadez.

¡Vaya pinta de cielo!

En el pueblo no se hablaba de otra cosa. En el mercado, en la calle, encasa, en todas partes. Antes todos sonreían, pero ahora todos ponían mala cara; sólo se hablaba de lo feo que estaba el cielo; solamente había una solución…

ESCRIBE LA PRIMERA PARTE DEL CUENTO

Propósito: Desarrollar la imaginación

Preparación:

–Seguir los mismos pasos de “continúa el cuento”, con la diferencia de que se copiará  la segunda parte del cuento.

Desarrollo:

–Se entrega una copia a cada niño y niña

–Se les pide que lean con atención  la segunda parte del cuento y que escriban la primera. (Este ejercicio es más difícil que el anterior y los niños pueden necesitar ayuda)

Ejemplo de tres cuentos que los niños y niñas pueden iniciar:

  • Todos estaban felices, a pocos kilómetros estaba la isla. El submarino empezó a subir poco a poco y fue el mismo espectáculo de las burbujas del principio.

Todo salió bien. El primer viaje submarino fue una gran aventura.

                                                        FIN

  • El duendecillo le concedió sus deseos y fue a contárselo a su padre.

Éste dijo que había hecho muy buen trabajo y le dio un regalo.

Las estrellitas no eran miedosas y se divirtieron mucho el resto de su vida. Hay rumores de que todavía viven y son las más grandes, brillosas y bonitas que vemos en el cielo.

                                                        FIN

  • Cuando la mayor parte de las aves estaban durmiendo, la palomita abandonó

el agujero en la hendidura  de la roca  y voló  hacia su palomar. Allí le contó a su palomo y a sus crías lo que le había sucedido, hasta que amaneció radiante el nuevo día.                   

FIN

 

TE DIGO EL PRINCIPIO Y TÚ CONTINÚAS EL CUENTO

Propósito: Desarrollar la imaginación.

Preparación:

Hacer una lista de oraciones o frases apropiadas para empezar un cuento.

Desarrollo:

–Se escribe en el pizarrón o en una cartulina el principio de un cuento.

–Se pide a los niños y niñas que lo continúen y lo desarrollen.

Ejemplo:

La lombriz roja está aburrida de vivir en …

Cuando linda se levantó vio…

Todo empezó el día que…

La pulga amarilla cayó en la nieve de limón de…

Luis y Javier encontraron…

Una gatita que estaba durmiendo…

Hace mucho tiempo…

En una laguna muy bonita vivía…

SIGUE EL HILO

Propósito: Desarrollar la imaginación

Desarrollo:

–Se divide el grupo en equipos.

–Se pide a los equipos que se sienten, formando un círculo.

–Se entrega una hoja de papel a cada niño y niña.

–Se pide a todos que empiecen a escribir un cuento.

–Se les explica que cuando escuchen la palabra “cambio” pasen la hoja al compañero que está a su derecha, y que deberán continuar el relato de su compañero a partir de donde este se quedó.

–Se puede hacer cuantos “cambios” se desee, pero no tantos que puedan aburrir a los niños hasta perder su interés o dispersar su atención.

–Al finalizar, cada equipo lee sus cuentos.

PRIMERO MODELO, DESPUÉS ESCRIBO

Propósito: Desarrollar la imaginación y la creatividad.

Material:

–Plastilina de varios colores

–Cartones gruesos u hojas de fibracel tamaño carta.

Desarrollo:

–Se motiva a los niños para que imaginen una historia y la representen en una maqueta.

–Cuando terminen la maqueta que escriban su historia.

LA CAJA MÁGICA

Propósito: Desarrollar la imaginación.

Material:

–Una caja de cartón

–juguetes pequeños, barajas de lotería, chucherías (todos diferentes)

Preparación:

–Forrar la caja con papel llamativo

–Llenarla con los juguetes, las barajas de lotería, las chucherías.

Desarrollo:

–Cada niño y niña saca cinco objetos y a partir de ellos escribe un cuento.

ESCUCHO E INVENTO

Propósito: Propiciar la imaginación

Desarrollo:

–Toque cualquier melodía

–Pida a los niños y niñas que cierren los ojos y que piensen en algo que la música les recuerde.

–Después de unos minutos, detenga la música y pregunte a los niños y niñas que imaginaron.

–Pídales que escriban un cuento breve con lo que hayan imaginado.

JUEGOS Y SUEÑOS PARA INICIAR A LOS NIÑOS Y NIÑAS EN LA CREACIÓN LITERARIA.

 Juego “Relacionando palabras”

Objetivo:

Estimular la imaginación de los niños y niñas  a través de las expresiones de su trabajo creativo.

Material de apoyo:

  • Conjuntos de palabras
  • Hoja de trabajo
  • Papel y lápices

Metodología

  1. Iniciamos con un juego que puede ser mata tiru tiru la
  2. Continuamos con otro  juego: “Relacionando palabras”, pero antes recordemos a los niños y niñas, muy brevemente, la importancia que tienen la imaginación, la originalidad y el mensaje en la redacción literaria.
  3. Explicamos que en este juego se procurará sacar a volar toda su imaginación y que cada uno escribirá una pequeña obra, relacionando las palabras que les mostremos.
  4. Presentamos los conjuntos de palabras a relacionar y dejémoslos trabajar libremente.
  5. Podemos sugerir conjuntos de palabras como los siguientes:

A.= rama, pájaro, candil, casa.

B.= correr, nadar, sonreír, mirar.

C.= lápiz, Jinotega, viento, Nicaragua.

D.= escuela, bosque, niño, felicidad.

  1. Solicitemos a los niños y niñas hacer su  ejercicio de redacción con un solo  bloque de palabras en cada sesión. Este juego lo podemos repetir en otros encuentros o sesiones.
  2. Cuando los participantes terminan, se leen los ejercicios en el grupo.
  3. Para facilitar el trabajo preparamos una hoja de trabajo como la siguiente:

HOJA DE TRABAJO

Juego: “Relacionando palabras”.

Indicaciones

  1. En esta página te presentamos cuatro ejemplos de palabras:

A.= Rama, pájaro, candil, casa.

B.= Correr, nadar, sonreír, mirar.

C.= Lápiz, Managua, viento, Nicaragua.

D.= Escuela, bosque, niño, felicidad.

  1. Escoja uno de los cuatro conjuntos de palabras para que, relacionándolas,

inventes un cuento, un poema o que quieras.

¿Ya escogió?… ¡Adelante!

Título del cuento o poema:______________________________________

____________________________________________________________

Autor:_______________________________________________________

Juego “Nuestro cuerpo”

Objetivo:

Afianzar criterios de autoestima y valorización del ser humano en relación a la literatura y al conocimiento científico.

Material de apoyo:

  • Papel
  • Lápices de colores
  • Hoja de trabajo

Metodología:

  1. Después de realizar un juego, desarrollamos una breve charla sobre el conocimiento humano y su sentido de validez cuando está orientado a servir a la humanidad individual y colectivamente.
  2. Introducimos el concepto de autoestima como pilar de la realización plena de los hombres y las mujeres en la sociedad en que viven.
  3. Invitamos a los niños y niñas a participar en el juego “Nuestro cuerpo.
  4. Solicitamos a cada niño y niña que elija una parte de su cuerpo, la que prefiera.
  5. Les pedimos que listen todo lo positivo e importante que para ellos tenga esa parte del cuerpo.
  6. Los invitamos para que redacten versos o frases creativas sobre esa parte de su cuerpo.
  7. Les damos suficiente tiempo para que con todas las ideas que planteen redacten una composición literaria.
  8. Leemos los trabajos y los comentamos, sí es posible.
  9. Podemos pedir a los niños y niñas que ilustren su composición.
  10. Leemos nuevamente todos los trabajos y reforzamos lo planteado en la charla inicial.

HOJA DE TRABAJO

Tema: Nuestro cuerpo.

Indicaciones:

  • Elija una parte de su cuerpo para que escribas acerca de ella.

___________________________________________________

  • Describa la parte del cuerpo que escogió (¿cómo es?)

_____________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________

  • Liste lo positivo o importante que tiene esa parte del cuerpo.

_____________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________

  • Redacte versos o frases creativas sobre la misma.

_____________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________

  • ¡Ahora!… Elabore una composición literaria que hable acerca de esa parte de su cuerpo.

_____________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________

Juego “Nuestra Realidad”

Objetivo:

Concienciar a los niños y niñas sobre como el tratamiento de la realidad constituye el motivo principal  en la redacción literaria.

Material de apoyo:

  • Fichas de cartulina para cada niño y niña
  • Hojas de papel

 Metodología:

  1. Solicitamos a cada niño y niña escribir en una ficha de cartulina tres actividades que hace diariamente (bañarse, lampacear, limpiar el patio, etc.)
  1. Recojemos las fichas con las respuestas de cada niño y niña y las

distribuimos entre los participantes fijándonos que a ninguno le toque la suya.

  1. Les pedimos que, con gestos, ademanes (mímica) y palabras expresen las actividades que hace el niño o la niña que escribió la ficha que le correspondió.
  1. Les sugerimos que usen pocas palabras y más mímica.
  2. Solicitamos a los participantes que identifiquen al compañero a quien corresponden las actividades representadas.
  1. Luego les pedimos hablar acerca de las actividades  que realizan diariamente y que más les gusten y decir por qué las consideran importantes.
  1. Explicamos, brevemente, la importancia de evaluar nuestras actividades diarias y de planificarlas para desarrollarlas disciplinadamente.
  1. Les solicitamos que den opiniones sobre las explicaciones dadas por nosotros.
  1. Después de las participaciones de los niños y niñas los invitamos a redactar libremente sobre su propia vida.
  2. Después de que los niños y niñas terminen de redactar sus ejercicios los leemos o los recogemos para iniciar la lectura de los mismos.

 

Yo soy Denis Francisco Gómez (10 años)

Yo soy Denis Francisco, un niño pobre.

Mis padres me han criado pobremente.

A mí me ha gustado andar con mi papá en el monte; desde chiquito me han enseñado a trabajar y me pusieron a la escuela de seis años.

Yo empecé a andar en el monte a los cuatro años.

De nueve años empecé a ganar para comprar mis zapatos y mi ropa.

He ganado premios en la escuela por sobresaliente.

También mi papá y mi mamá trabajan para darnos la comida que necesitamos.

Cuando estaba en primer grado no me gustaba la escuela porque estaba acostumbrado a andar en el monte, pero cuando estaba en segundo, ya me iba gustando la escuela.

Me gané unos premios en segundo y tercer grado y Dios quiera que salga sobresaliente en mi cuarto grado y los siguientes años.

Quiero seguir estudiando pero no sé si mis padres me pondrán a estudiar.

Este año, la profesora Suyapa nos dijo que a los que nos gustara fuéramos al taller Candil a aprender a hacer poesías y cuentos.  

Juego “Haciendo rimas”

Objetivo:

Despertar el interés de los niños y niñas por la interpretación y escritura de poemas.

Material de apoyo:

  • Poemas multicopiados para cada participante
  • Tarjetas con frases base para que los niños las completen haciendo rimas
  • Carteles con las características básicas de la poesía.

Metodología:

  1. Seleccionamos previamente, dos o más poemas que estén acordes con la edad y los intereses de los niños y niñas del grupo.
  2. Leemos uno de los poemas con la entonación y el ritmo adecuado.
  3. Luego pedimos a los niños leer en silencio los poemas restantes.
  4. Después leemos, uno por uno, los poemas en voz alta.
  5. Realizamos la lectura en coro de un poema.

Esta actividad la planearemos con anticipación, definiendo los grupos y dividiendo el poema en versos o estrofas para cada grupo.

  1. Después de las lecturas solicitamos a los niños opinar sobre los poemas y asuntos que más les llamaron la atención.
  2. Brevemente, auxiliándonos de cárteles explicamos las características básicas de la poesía: rima, ritmo, mensaje, medida, verso, belleza, etc.
  3. Ahora, invitamos a los niños y niñas a participar en el juego: “Haciendo rimas”
  4. Expresamos en voz alta una frase, preferiblemente jocosa.
  5. Seleccionamos un niño o niña para que pronuncie otra frase que rime con dicha por nosotros.
  6. Para escoger al niño o niña que completará la rima podemos usar un lápiz haciéndolo dar vueltas en el suelo y al que señale la punta, ése (a) contestará. Podemos usar también una botella.
  7. Las primeras cinco frases para rimar las expresamos nosotros.     
  8. Luego explicamos que el niño que conteste la rima debe inventarse otra frase para que sea rimada por otro compañero.
  9. Se pueden organizar grupos para que, en conjunto, preparen frases que serán rimadas entre ellos.

Juego “Elaborando comparaciones y símiles”

Objetivo:

Aprender a utilizar las comparaciones o símiles como un recurso valioso en la creación literaria.

Material de apoyo:

  • Poemas multicopiados.
  • Cartel con símiles o comparaciones.
  • Hoja de trabajo

Metodología:

  1. Presentamos un cartel con comparaciones o símiles adecuados a las edades e intereses de los niños y niñas.
  2. Leemos los ejemplos del cartel y, en seguida, damos una breve explicación, de la forma más sencilla posible y con muchos ejemplos, acerca de la importancia de las comparaciones en la redacción literaria
  3. Introducimos el concepto de símil, inductivamente.
  4. Leemos poemas o fragmentos en los que se empleen símiles o comparaciones.
  5. Luego invitamos a los niños y niñas a practicar la creación de símiles o comparaciones.
  6. Les entregamos una hoja de trabajo constituida con cinco comparaciones que deben completar y con cinco espacios para que inventen sus propios símiles.
  7. Leemos los trabajos de los niños y niñas y reforzamos el tema.
BIBLIOGRAFÍA
  1. Martínez, Melvin. Encuentros, juegos y sueños: para iniciar a los niños en la creación literaria. Tegucigalpa: Guaymuras, 1995.
  2. Sastrias, Martha. Cómo motivar a los niños a leer: Lecto-juegos y algo más. México, Pax, 1992.