Artículos

Literatura infantil en Nicaragua, apreciaciones al estudio y aporte ineludible de Pedro Alonso Morales.

Por Patricia Blandón

La presente obra de Pedro Alfonso, es un referente completo de las fuentes y evolución de la literatura infantil nicaragüense, la cual ha estado invisibilizada y algunas veces censurada. En Nicaragua pocos autores se han animado a escribir para niños y algunos que lo han hecho ha sido a través de los concursos impulsados primeramente por la Asociación Nicaragüense de Literatura infantil y juvenil (ANLIJ) 1986 bajo el lema : “Los niños queremos cuentos” en el cual participaron 113 autores con 219 obras  logrando publicar tres de estas, en total ANLIJ publicó 6 títulos y la fundación norteamericana libros para niños entre los organismos más destacados que han estimulado la creación literaria para niños, que actualmente tiene 29 títulos en su catálogo de publicaciones, después de esos concursos los escritores que han persistido en su oficio de escribir para niños son contados con los dedos de la mano entre ellos podemos mencionar a Pedro Alfonso Morales con su  libro Serenito publicado por primera vez por el Instituto Nicaragüense de Cultura en 1996 con ilustraciones de Tito Chamorro, posteriormente en el 2003 publicó con la Distribuidora Cultural El duende y otros cuentos con dibujos de Pablo Téllez  y dos libros inéditos de poemas titulado La sal del azul del pan y Un niño ve nacer la poesía en una extraña jarra de Guadalajara y tres libros de cuentos : El taller de los niños en la casa de protocolo, Mi libro de anécdotas y El genio de David, que aún permanecen inéditos.[su_expand]

La vocación por la literatura infantil lo ha motivado a tomar esta como tema de su tesis para optar al título en la maestría de Lengua y literatura Hispánica, convirtiéndose luego en la presente obra que incluye gran cantidad de textos producto de las manifestaciones literarias que encajan en el mundo infantil, aunque algunos no hayan sido escritas propiamente para los niños y niñas.

El trabajo investigativo y antológico del profesor Pedro Alfonso invita a reflexionar sobre varios aspectos del mundo de la literatura infantil en Nicaragua, además de rescatar la fuente primaria de esta literatura la cual merece ser conocida y disfrutada por las nuevas generaciones. El valor de la obra en sí, está en el rescate de obras y géneros literarios, asimismo en el reconocimiento de autores que aunque no escribieron o escriben especialmente para niños, se valora como tal para recreación lúdica de los niños y niñas y de los adultos en general que disfrutamos de la literatura infantil, escritos de poetas y escritores de generaciones anteriores y posteriores que en sus poesías y cuentos mencionan o tienen como personajes a los niños y niñas. Destaca también la incursión de grandes escritores nicaragüenses como Rubén Darío con su cuento infantil El perro del ciego,  el poema narrativo Los motivos del lobo, sus poesías Margarita, Sonatina y Del trópico continuando con Sergio Ramírez con El Perro Invisible y La  Jirafa embarazada y Gioconda Belli con el libro El Taller de las mariposas.

En esta antología cabe destacar los escritos de los niños y niñas como futuros representantes de esa nueva literatura infantil que deleitará a las nuevas generaciones y que nos debe instar a seguir promoviendo en ellos el hábito de la lectura y la escritura en las familias, las escuelas, las Bibliotecas, en los barrios y las comunidades, como ejemplo tenemos el cuento de la niña Sharon Nahomy Petrie Páramo (2005) y dos poesías de Edwin Emmanuel Padilla, 13 años, Managua.

El Gato Chanchito

El gato comelón comía muchas veces, porque la gente le daba comida y cada día subía de peso. Una tarde el perro Fernando se encontró con el gato comelón y se asustó porque el gato era muy gordo y pensó que era un chanchito. Entonces, el perro Fernando salió corriendo. Y dijo el gato:

—¡Espera no te voy hacer nada, tampoco te voy a comer!

Los pingüinos

Los pingüinos son como humanos pequeños,

caminan cojeando y son de color gris,

el pico anaranjado

y las patitas amarillas

y la panza blanca hinchada.

Los hijos nacen de huevos

cuando nacen son de color nieve,

y lo que más me gusta es como nadan en el agua

como pájaros para cazar peces.

Hojas

Hojas movedizas, voladoras, brincadoras,

hojas pequeñas, grandes, chiquitas, hermosas,

algunas con forma de corazón, largas,

delgadas, chatas, chiquitas, triangulares,

verdes, amarillas, con pintas y otras

pegajosas, peludas, lechosas y horribles.

Es un libro que seduce al  entrar en el e invita a no salirse, sin acabar de leerlo e ir descubriendo el aporte de cada uno de los poetas y escritores nicaragüenses reunidos en esta antología conducidos por el estilo narrativo que usa Pedro Alfonso para adentrarnos en el mundo de la literatura infantil en sus manifestaciones de oraciones, romances, villancicos, canciones de cuna, canciones, juegos, trabalenguas, retahílas, adivinanzas, cuentos y poesías tanto de autores adultos como autores infantiles.

Pedro Alfonso nos hace un recorrido generacional y amplía notablemente el aporte realizado por la poeta Vidaluz Meneses y Jorge Eduardo Arellano en la antología Literatura para niños en Nicaragua publicada por la Distribuidora Cultural en 1995.

Es una antología de primer orden por la abundancia del contenido, por la clasificación, indudablemente un aporte para el estudio de la literatura infantil en Nicaragua. Este libro se convierte en una referencia inevitable por la calidad de las observaciones y por el contenido, muestra la abundancia de temas y acuciosidad en la recogida del material no solo el bibliográfico, sino el material de campo.

Constituye uno de los principales esfuerzos por presentar como se ha formado el gusto literario en nuestros ciudadanos. El gusto por la palabra, el encanto por el bien decir, la admiración por el ingenio y por ser ingeniosos al cantar y al decir oraciones, retahílas, supersticiones, villancicos, canciones de cuna, canciones infantiles, adivinanzas, trabalenguas, juegos, coplas, romances, rimas, rifas, poesías, leyendas y cuentos.

Nicaragua es tierra fértil para la poesía  y la narrativa, Télica más fecunda todavía al ser regada por el calor de la arena de nuestros volcanes y por la pasión de la poesía y el canto. Somos un pueblo cantor, esta es la prueba Pedro Alfonso Morales ha hecho un esfuerzo de orden nacional, eso Nicaragua se lo agradecerá de aquí en adelante.

Finalmente podríamos decir que en esta obra nadie quedó excluido, más sin embargo es un estudio y antología que debe quedar abierta para continuar agregando a otros escritores que irán apareciendo y resurgiendo como un caudal mágico para ir construyendo nuestra literatura infantil nicaragüense del siglo XXI, que contribuirá a la formación de lectores y escritores de nuestra bella Nicaragua.

Febrero 2014. Télica, León.[/su_expand]


Los cuentos infantiles y la capacidad de ternura en Don Clemente Guido.

Por Patricia Blandón

Clemente Guido un escritor fuerte, firme, recio publicó cuentos y novelas de orden político como El pájaro del dulce encanto, Prosa roja, El Chipote, Lodo sangriento, Sangre y fuego, Testimonio Noches de tortura, sorprendiéndonos en determinado momento cuando traslada su capacidad creativa  a unos cuentos para niños y niñas con gran ternura los cuales son dedicados a sus nietos en donde Don Clemente Guido es el Papito que cuenta los cuentos, rescatando la figura del abuelo contador de cuentos, historias y relatos.[su_expand]Este bloque de texto se puede expandir

En estos cuentos resalta el tremendo amor por los niños, la naturaleza y su patria Nicaragua, describiendo lugares y paisajes. Incluye en sus cuentos una variedad de animales como el mono cara blanca, el mono congo, los monos tecolotes, el sajino, la guatusa, la guardatinaja, el tigre, el león, el venado, el coyote, el conejo, el zorro, las gallinas, gallos, patos, gansos los sapos, los zanates clarineros, las mariposas,  arboles como el Guayacán, el chilamate, frutas como el marañón  y paisajes que son fácilmente identificables al leer los cuentos.

Si bien es cierto que desde el título Papitó contame un cuento está creando como condición que sus lectores y oyentes sean niños y niñas, también es un libro para los adultos padres y maestros para ayudarlos de forma lúdica en su rol como formadores y orientadores de sus hijos e hijas.

Sus cuentos enfatizan el sacrificio que hacen los padres por sus hijos e hijas y recalca la educación de la sensibilidad de los niños  y niñas hacia el aprendizaje de valores  y el despertar de una consciencia social a edad temprana, mostrándoles con el ejemplo la solidaridad con los demás y forjándoles un respeto y agradecimiento por los padres que dan su vida por los hijos así como el cuidado de los adultos mayores.

Manifiesta la ternura y amor hacia los animales en la descripción de Pegui en el cuento “Un recuerdo nada más” al decir en esta frase que ella “Era pequeña, de ojos dulces, alegres de color negro; parecían dos parches arrancados a un cielo nocturno sin luna ni estrellas…” la ternura  continua cuando dice: “…Frugal en todo, hasta en las caricias que nunca solicitaba”, luego la ubica en el contexto familiar con las idas al médico y los padecimientos que dejó de tener después de ser operada.

Lo mismo para describir el carácter dice que era: “…Afectuosa, alegre, dulce…”, toda esta ternura para describir a la  perrita Pegui, que la contrasta con el maltrato que le daba Gracielita y los celos que ella siente propio de los niños y niñas. Luego nos hace reflexionar alrededor de los recuerdos que pueden ser: “…insípidos como tigüilote maduro; a veces ácidos como limón; a veces dulces como acetuna blanca…” A pesar del paso del tiempo el recuerda  Aquel chirrido brutal de frenos aún destroza mis oídos…” y comienza el autor a describir el objeto de su recuerdo, el sol, el tiempo la silla de su casa, manejando siempre en el recuerdo  la muerte de Pegui.

El autor mantiene en vilo a los lectores, porque hasta el final revela la identidad del ser,  objeto de su amor concluyendo que se trata de un recuerdo que siempre lo acompañará.

En el trencito llorón le da facultades humanas a seres de metal como es el tren, el cuento se utiliza para resolver obstáculos que el trencito va encontrando en el camino, describe con ternura los juguetes que trae el trencito para regalarle a los niños pobres de los barrios de Managua.

En el cuento de Los venaditos pintos el autor recalca el amor entre hermanos y les habla de la prudencia ante el peligro “… Llenos de ira, ambos venaditos pintos se dieron cabezazos como si fueran enemigos y no dos hermanitos, hijos de los mismos padres, empeñado cada uno en imponer su criterio…” Asimismo el autor reafirma y hace la reflexión que no hay que “pelearse entre nosotros mismos cuando el enemigo está cerca…”

Clemente Guido es un autor sin subterfugios que ama a los niños, los animales y la naturaleza, es un ferviente defensor del medio ambiente, nos regala sus cuentos usando una prosa clara con un vocabulario sencillo  y sin rebuscamientos trata de comunicar, entretener y divertir.

Si todos los adultos leyéramos con más frecuencia libros de literatura infantil-juvenil entenderíamos mejor el mundo de los niños y niñas, esa es la gran  virtud de la literatura infantil-juvenil, cabe destacar que el  autor de estos trece cuentos nos hace ver el mundo de los niños y niños con una mirada de amor, de ternura y paciencia, mostrando los defectos o actitudes negativas de ellos, pero a la vez forjando nuevas actitudes a partir del reconocimiento de los errores y la reafirmación de valores como la humildad, la cooperación, la solidaridad y la paz.

Sin duda alguna su aporte tiene un gran valor en el desarrollo de la Literatura infantil-juvenil nicaragüense, sus cuentos reunidos en el libro Papitó contame un cuento están llenos de sabiduría, ingenio, fantasía y realidad. Es un legado para nuestros niños y niñas que los adultos debemos dar a conocer a través del ejercicio de la lectura diaria en nuestros hogares, en las Bibliotecas y en las escuelas usando diferentes técnicas y estrategias de animación a la lectura para lograr un mayor impacto en ellos.

Homenaje al décimo aniversario de la muerte del autor.

Managua, 23 de enero 2014.[/su_expand]


LCIC, una metodología liberadora

Por Patricia Blandón

En Nicaragua, desde la década de los ochenta, se han venido impulsando diferentes programas y metodologías de promoción y animación a la lectura. Inició con la Campaña Nacional de Alfabetización y la creación de redes nacionales de bibliotecas públicas y escolares. La masificación del libro y la cultura tuvo su gran momento con el impulso de la Editorial Nueva Nicaragua, la red de librerías de la distribuidora IMELSA y los Talleres Populares de Poesía.[su_expand]Este bloque de texto se puede expandir

A finales de los ochenta se cerraron varios programas culturales y se compactaron ministerios relacionados con el libro y la lectura. Posteriormente, en los años noventa, se instala una gran ausencia de estas iniciativas. Solamente se produce la adopción de las bibliotecas públicas de Managua por la Alcaldía de Managua. Pero a la fecha, Managua sigue careciendo de una buena red de bibliotecas municipales que se corresponda al crecimiento poblacional de la ciudad capital, y a la demanda de los mismos.

Hasta en el año 2005, declarado Año Iberoamericano de la Lectura, según acuerdo de la XIII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia (Nov. 2003), se crea el Consejo Nacional del Libro, bajo la consideración de “Que es un deber de la sociedad civil e Instituciones del Estado, la promoción y difusión de la lectura y el compromiso de las nuevas generaciones en la enseñanza y la educación, dentro del marco de los compromisos adquiridos por el Gobierno de la República de Nicaragua, mediante acuerdos, convenciones internacionales, sobre promoción y desarrollo del Libro y la lectura” (Decreto No. 32-2005, Gaceta No. 117 del 17 de junio del año 2005).

En ese mismo año 2005, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), impulsa el proyecto Rotacajas de lectura con la asesoría técnica de dos especialistas en lectura, una nicaragüense y otra salvadoreña. Este programa consistía en la dotación de 80 Rotacajas de lectura, conteniendo 40 libros de cuentos infantiles y un manual sobre el uso de las mismas, dirigido a los primeros grados de educación primaria y a los círculos de educación de adultos en diferentes municipios y departamentos del país. Incluyó capacitación, monitoreo y evaluación de más de Un mil docentes, directores de escuelas de primarias y promotores de los círculos de educación de adultos. Lectura en voz alta fue la técnica utilizada.

Así ocurre y recurre, se implementan buenos proyectos financiados por organismos internacionales, se capacita al personal docente y cuando finalizan acaba todo, desaparecen los programas. ¡Adiós sostenibilidad! A este respecto, hace falta que el Ministerio de Educación defina una política nacional e incorpore acciones concretas que han dado resultados positivos, pero que no han tenido el debido seguimiento a fin de consolidarlos y generar cambios de actitud y conducta en los estudiantes a corto, mediano y largo plazo, viendo también a los docentes como objetivo de este tipo de acciones, como dice el escritor Henry A. Petrie: “No puede haber plan lector exitoso en el sistema educativo nacional si nuestros docentes no leen, si los funcionarios de la educación en este país no están leyendo. ¿Cómo va a motivar la lectura en la niñez y juventud estudiantil alguien que no lee, que no sabe qué comentar ni cómo animar?”

Actualmente, Visión Mundial Nicaragua y el Foro Nicaragüense de Cultura están implementando la metodología Leo, comento, imagino y creo, por sus siglas LCIC. Se trata de una metodología interesante, creativa e innovadora, pero sobre todo muy formativa en cuanto al fomento de la lectura y la escritura. Es una metodología donde todos y todas aprenden y se forman hábitos cambiando actitudes, tantos niños, niñas, docentes, padres y facilitadores.

Tiene calidad y originalidad. Es intensiva. Requiere de mucha entrega, disciplina y concentración; fuerza de voluntad de cada uno de los participantes y el cumplimiento de los procesos por los niños y niñas, maestros-as, padres de familia y facilitadores, a fin de asumir el reto de seguir el camino y la búsqueda del placer por la lectura y la escritura.

Es una forma de aprender a formarse el hábito de leer y escribir de manera lúdica, desmitificando el libro, porque el niño y la niña se lo lleva a su casa y pueden sentirlo y tomarlo, llevarlo a todos lados y leerlo en el sitio o espacio de su preferencia, creando un sentido de pertenencia entre los libros y los niños-as,  sin dejar a un lado el aprendizaje esencial para dominar las técnicas, estilos y formas de leer, comprender y escribir. Es la formación del proceso completo: leer, comprender y escribir de forma integral logrando la integración de los padres de familia u otros familiares cercanos.

Integralmente es una metodología motivadora, el enfoque que le da a la animación de la lectura, el abordaje del análisis y los comentarios de los lectores son muy sencillos, sin propósitos didactistas ni moralizantes que la escuela siempre le ha puesto. Lo que busca y pretende esta metodología es la expresión liberadora del pensamiento, la imaginación y la creatividad, pero sobre todo es la dotación de un instrumento para la vida a propósito de la verdadera alfabetización en el siglo XXI. Asimismo contribuye al enriquecimiento del mundo interior del niño y la niña, al fortalecimiento de su personalidad.

La forma de trabajar la escritura creativa garantiza la producción de textos escritos con gran calidad narrativa y poética, es básico que todo participante en un proyecto o iniciativa para el fomento de la escritura creativa, pase por este proceso descrito en la metodología que comento. A lo largo de las experiencias de trabajo en estas áreas, se han conocido otras propuestas para trabajar la escritura creativa, pero carecen de esa base fundamental que tiene la presente: el reforzamiento de conceptos de los diferentes géneros literarios, el uso correcto y adecuado del lenguaje, las figuras literarias y demás recursos propios del oficio de escribir.

La metodología Leo, comento, imagino y creo plantea el impulso decidido del Movimiento lecto-escritor en las escuelas y comunidades, así como los Colectivos de Promoción de la lectura y los Clubes de Lectura. Sin duda es una excelente iniciativa y un gran reto no solo para el Foro Nicaragüense de Cultura y Visión Mundial Nicaragua, sino también para todas aquellas instituciones rectoras de la Educación y la Cultura, para las redes de Bibliotecas públicas y escolares, universidades, organismos no gubernamentales nacionales e internacionales que trabajan y apoyan el componente de educación y la cultura, y también de los organismos financieros, empresas privadas con su famosa responsabilidad social, en fin, un reto para toda la sociedad nicaragüense.

Después de leer y analizar esta metodología, de reflexionar a la luz de mi experiencia como especialista en literatura infantil y animación de lectura, concluyo en la necesidad de integrar una verdadera y dinámica Comisión Nacional de la Lectura y la Escritura Creativa, que entre sus cometidos tenga el diseño de un plan nacional con amplia representación sectorial relacionados o que trabajen el tema, la implementación de diversas acciones encaminadas a lograr los objetivos y metas propuestas y el diseño de una metodología específica para la educación inicial y los primeros grados de primaria. En fin, que esta comisión reúna y valore las diversas experiencia en este campo para que pueda formular diferentes opciones metodológicas, ya por niveles educativos o por demandas sectoriales.

Y por supuesto, también ha de impulsar la publicación y dotación de libros de literatura infantil y literatura en general, la capacitación constante de maestros, padres de familias y demás interesados, actividades de monitoreo y evaluación para el seguimiento constante, el intercambio de experiencias y el mantenimiento de la motivación permanente de todos los involucrados en esta noble tarea, que no está ajena a dificultades y obstáculos propias de los procesos complejos como lo es la lectura y la escritura.

El Ministerio de Educación y el gobierno de Nicaragua deberían observar con más atención la metodología Leo, comento, imagino y creo, a fin de valorarla y abrirse a propuestas que están emergiendo desde organismos culturales dinámicos y con arraigo en el sector educativo y artístico como el Foro Nicaragüense de Cultura.

Managua, 8 de julio del 2013.[/su_expand]


Apreciaciones sobre la animación lectora y la escritura creativa.

Por Paricia Blandón

Desde mi experiencia y mi sentir en este camino andado de la animación lectora y la escritura creativa puedo afirmar que la mejor herramienta que podemos heredarles a los niños y niñas es el desarrollo de habilidades para la lectura placentera y la escritura creativa, para lograr esto necesitamos mediadores (maestros, bibliotecarios, escritores, directores de escuelas, asesores pedagógicos delegados del Mined,  madres y padres, etc.) comprometidos en la animación de las mismas.[su_expand]Este bloque de texto se puede expandir

Sin el compromiso de cambio de actitud ante la lectura y la escritura y el propósito de crearse un hábito de lectura y escritura que sirva de ejemplo y modelo a los niños y niñas no avanzaremos con pie firme. Es muy triste ver a niños y niñas de las escuelas públicas con niveles deficientes de lectura y pocas habilidades de escribir, por falta de una animación pertinente y eficaz, por la indiferencia y actitud negativa hacia la lectura y la escritura de parte de los mediadores. Los niños y niñas están ávidos de escuchar narraciones de cuentos  y lectura en voz alta de poesías, están deseosos de involucrarse en estas actividades siendo protagonistas, ellos y ellas están esperando ser estimulados para vencer sus temores y poder escribir sus propias historias, sus poesías, sus vivencias y anécdotas.

En este camino el amor, la perseverancia y la voluntad de seguir adelante a pesar  de los múltiples obstáculos, es una condición sine qua non y requiere de estar conscientes que la labor de la animación lectora y la estimulación de la escritura, es un trabajo de militancia, una misión en la que estamos llamados a servir sin descanso, con el amor y el entusiasmo en el cual debe prevalecer un verdadero compromiso.

Se les  debe pedir a los delegados y a los asesores pedagógicos que autoricen media hora de lectura en las escuelas, ya que es importante que exista un tiempo para la lectura, un ambiente que invite a leer.

En algunas escuelas se han habilitado Bibliotecas y en otras por razones de espacio no se ha hecho, pero podría hacerse en un pequeño espacio de una de las aulas, se les deben poner un nombre a los clubes de lectura. Debemos tener claro que nuestra voluntad manda más que las condiciones materiales. Los libros deben estar siempre a la vista de los lectores, así como la comida disponible y vistosa, que despierte el apetito de leer. Si observamos a  nuestro alrededor, vamos a ver que los libros no se venden en las misceláneas, pulperías como productos de primera necesidad, encontramos ropa, calzado, cosméticos, perfumes, pero el libro escasamente lo vemos expuesto como un objeto que debe incluirse en nuestra lista de compras, priorizamos la compra de otros objetos superficiales, pero menos la compra de libros, excepto los libros de texto que son obligatorios en algunos colegios de nuestros hijos. Esto tiene que ver con una cultura lectora, que debemos ir promoviendo desde la primera infancia, propiciando encuentros placenteros con la lectura desde el hogar, ir creando los rincones del libro. En las escuelas, hacer visible el espacio de los libros y ambientarlos con los recursos pocos o muchos que se tengan, hacer uso de la creatividad para procurar la oportunidad de un encuentro permanente y gozoso con los libros.

Algunos maestros y bibliotecarios opinan que a la mayoría de niños y niñas les gusta más leer libros ilustrados con mucha imagen y poco texto, al respecto sabemos que esto tiene mucho que ver con los niveles de lectura y la madurez lectora.

Sobre la escritura creativa

La escritura creativa verdaderamente es una introspección a través de las diferentes estrategias de escritura y es un proceso por el que igualmente deben pasar los docentes y los alumnos, la recomendación de separar el tema de la escritura creativa de la clase de Lengua es fundamental. Todos somos seres creativos y genios lo que pasa es que no hemos auto estimulado nuestras capacidades. El hemisferio derecho de nuestro cerebro lo hacemos trabajar muy poco en este sentido, ya que es el que trabaja la parte creativa que tiene que ver mucho con las imágenes, por ejemplo cuando vamos a escribir sobre determinado tema, empezamos a idear formas e imágenes, palabras y frases que se vienen a nuestra mente como lluvia de ideas, en ese momento debemos  aprovechar escribir en un papel esas ideas , aunque sea de forma desordenada, esto sería un primer borrador, luego volvemos a leer dándole forma y acomodando las ideas, llegando a un segundo borrador, cuando se corrige un borrador entra en acción el lado racional y crítico de nuestro cerebro el cual está ubicado en el hemisferio izquierdo, la escritura se debe pulir hasta quedar satisfechos con la redacción y expresión de nuestras ideas e inventivas.

Sobre la tecnología.

La tecnología todavía no ha llegado a muchas escuelas públicas diría que a la mayoría de escuelas públicas, excepto  a las escuelas que son favoridas con apoyo de organizaciones civiles como Fundación telefónica, Fundación Zamora Terán y otras, aun cuando estas llegan a un grupo menor de escuelas suele ocurrir que el tema de la animación lectora y la escritura es ignorado o bien no le dan la importancia y espacio que esta requiere usando los medios tecnológicos al alcance.

Hay que motivar, concientizar y capacitar a los encargados de las TIC, que en su mayoría no son maestros, por lo menos de lo que he visto personalmente, para que tomen en cuenta las estrategias que se pueden poner al servicio de la formación lectora y la escritura creativa. En esta capacitación hay que incluir a los maestros y bibliotecarios de las escuelas donde hay aulas tecnológicas.

Estamos claros que la labor de animación lectora y de la escritura es un trabajo en equipo. En cuanto a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes creo necesario orientarlos hacia el uso adecuado de estas herramientas, mostrándoles el camino a seguir e irlos motivando con las diversas estrategias, haciendo un mejor uso de las redes sociales como el facebook, you tube, las PPP, los blog, etc.,

Asimismo es necesario darles talleres sobre la gestión de la información en esta era digitalizada en un universo tan vasto como es el internet. Hay enormes y valiosos recursos  como es el caso de los libros infantiles digitales en PDF y en otros formatos más modernos como el kindle,  que pueden leerse en cualquier medio electrónico, el you tube es una fuente inagotable, cantidades de blogs que refieren el tema de la animación lectora y la escritura

Nos hace falta alfabetizarnos digitalmente e ir aprendiendo  a sacarle un mayor provecho a la tecnología y de hecho como mediadores de la lectura y la escritura experimentados con el libro de papel debemos dar un paso hacia adelante,  muchos y muchas ya lo están dando, asimismo como mediadores eficaces y pertinentes debemos tener un dominio e ir obteniendo experiencias  con los programas de animación lectora y de la escritura haciendo uso de la tecnología, también es un tema para abordar en los encuentros de mediadores, en talleres, seminarios, estamos llamados a realizar una integración de todos los medios y recursos  para alcanzar nuestras metas y sueños en relación a la formación de una nueva generación de lectores.

Sobre el seguimiento y evaluación.

El proceso de seguimiento y evaluación de estas prácticas que cambian mundos interiores, liberando miedos y motivando el quehacer educativo de nuestros queridos docentes es de suma importancia. Las autoridades superiores del Mined deben ir apropiándose de metodologías como “Leo, comento, imagino y creo”, impulsadas por Visión Mundial Nicaragua y el Programa de Promoción de la Literatura Nicaragüense (PPLN) del Foro Nicaragüense de Cultura entre otras organizaciones que están apostándoles fuerte a estos temas. Metodología que apunta a la formación de maestros como lectores y escritores y alumnos, también se deben ofrecer diplomados en animación lectora, escritura creativa, y  desarrollo de habilidades lectores en la primera infancia y primaria.

Realmente la lectura y la escritura nos dará resultado a largo plazo, pero el trabajo debe ser constante, persistente en el tiempo, en lo inmediato la lectura y la escritura nos proporciona motivación, autoconfianza, seguridad en nosotros mismos, capacidad de tolerancia y entendimiento de los comportamientos y actitudes humanas. Estamos llamados a comprometernos jalando esa carreta juntos con el propósito de potenciar las habilidades de lectura y escritura en nuestros niños y niñas.[/su_expand]


Mi iniciación lectora

Patricia  Blandón

“Una de las cosas que pasan de una vez y para siempre en la infancia son los primeros encuentros con los libros. De ahí la importancia de la calidad de esos primeros encuentros, de esas primeras escenas de lectura…”

Graciela Beatriz Cabal.[su_expand]

En el hogar rural de mi infancia no habían más libros que los de texto obligatorios, los cuales compraba mi madre religiosamente en cada inicio del año escolar. Recuerdo la alegría que experimentaba al viajar a la ciudad y visitar la librería para comprar los útiles escolares, pero sobre todo los textos, esta especie de ritual se repitió hasta el cuarto grado de primaria, me leía todos los libros de textos, tanto el de lectura como el de ciencias Naturales, el de Estudios sociales de mi grado como el del grado siguiente, es decir, los textos de mi hermano mayor.

Al finalizar mi primera infancia, nace una ferviente búsqueda de lecturas, casi a la par de la decodificación de las primeras grafías y la emocionante alegría de haber descubierto que ya sabía leer. Inicié con lecturas cortas: poesía narrativa, lírica, poesía cantada y rondas; esa es una primera etapa de mi iniciación lectora que acompañó El nuevo sembrador de primer grado, en 1977. Ese libro era una especie de antología, no contenía más que cuentos, poesías, trabalenguas, canciones, no era de esos libros actuales de lectura que incluyen una serie de preguntas y ejercicios de gramática que más bien quitan las ganas de leer.

Canciones infantiles y rondas, tales como: Un elefante, Tengo una muñeca, Pin pon, Yo tenía diez perritos, Que llueva, que llueva, La pájara pinta, Los pollos de mi cazuela, Doña Ana, Los colores, Nerón, Nerón y Matatirutirula.

Rondas, poesía lírica, poesía narrativa, poesía cantada conforman el acervo motivador que me llevaron a la curiosidad de seguir leyendo. Recuerdo a mi maestra de primer grado, Carmen Martínez, leyéndonos cuentos y poesías de Rubén Darío. El bello himno al maestro con el que aprendí a respetar y admirar a mis maestras y maestros, y el hermoso himno al árbol, con el que aprendí a valorar la naturaleza y a disfrutar de la belleza de un árbol.

A MARGARITA DEBAYLE, conocí este poema a los siete años cuando apenas empezaba a leer de manera fluida. Confieso que me negué a memorizarlo cuando mi maestra lo dejó de tarea. Al día siguiente, cuando la maestra pasó a todos los alumnos al frente para que recitaran de memoria el poema, me arriesgué a recibir un reglazo por no cumplir con la tarea y la vergüenza de manifestarlo en público. Ahora que recuerdo ese episodio, pienso en esa rebeldía de la infancia que te prepara para rebelarte de las tribulaciones que la vida te pone enfrente.

Un año más tarde, estando ya en Managua, pude leer en casa de una tía donde me dejaron por un tiempo, la enciclopedia  de 20 tomos, El tesoro de la juventud. Luego vendrían las lecturas más extensas y de pocas imágenes, tales como: Bananos, de Emilio Quintana; Castigo divino, de Sergio Ramírez; María, de Jorge Isaac; Marianela, de Benito Pérez Galdós; y Las mil y una noches.

Posteriormente, en 1986, a los dieciséis años, tuve la dicha de empezar a trabajar en una Biblioteca pública en donde empecé a leer mucha literatura infantil y juvenil, de entre la variedad de libros existentes, los siguientes: Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak; El corsario negro, de Emilio Salgari; Las aventuras de Huckleberry Finn, de Mark Twain; Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll; El mago de Oz, de L. Frank Baum; Olivier Twist, de Mark Twain; La cabaña del Tío Tom, de Harriet Beecher Stowe; Peter Pan, de James M. Barrie; Ronja, la hija del bandolero, de Astrid Lindgren; Los hijos del vidriero, de María Gripe; Mi mundo perdido, de Astrid Lindgren; El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde; Corazón, Edmundo de Amicis; Las aventuras de Pinocho, Carlo Collodi; Cuentos completos de los hermanos Grimm; Cuentos completos de Andersen; Cuentos de la Selva, de Horacio Quiroga; Cuentos de navidad, de Carlos Dickens; Astérix, de Goscinny-Uderzo; Cocorí, de Joaquín Gutiérrez; El cochero azul, de Dora Alonso; La edad de oro, de José Martí.

En un país donde no hay cultura del libro y casi nadie vive de las letras, estudiar una licenciatura en artes y letras es verdaderamente un lujo, un sueño imposible hecho realidad. Cuando ingresé a estudiar en la Universidad Centroamericana opté por la Bibliotecología en vista de que ya trabajaba en las Bibliotecas, pero justo estaban cerrando la carrera por falta de aspirantes, así que me ofrecieron un cupo en la carrera de artes y letras, la que acepté con mucha ilusión con el sueño de poder hacer en el futuro una maestría en Literatura para niños.

En el primer año me desencanté al ver que mi maestra de literatura llegaba a dictar la lección, usando un cuaderno cuyas páginas ya estaban amarillas. No me conformé con eso y mi desilusión fue mayúscula, al punto de salir corriendo de la Universidad.

Regresé al siguiente año, esperando tener un mejor grupo de clase y por supuesto, una maestra que demostrara pasión por el arte de enseñar literatura. Efectivamente, tuve mejor suerte con el grupo y con los maestros, quienes mantuvieron en mí una motivación constante por la carrera. Entre los más destacados evoco a la maestra española María Dolores Torres, al guatemalteco Franz Galich y al nicaragüense Jorge Ruiz.

Estos maestros lograron afianzar en mí esa pasión por el arte y la literatura, la que nació en mi primera infancia a través de mis primeras lecturas.

En este camino de la iniciación lectora, las Bibliotecas públicas y escolares, las librerías y los programas de estimulación lectora, juegan un papel importante, pero no menos clave es la figura del mediador de la lectura que puede ser la madre, el padre, el maestro, el escritor, la bibliotecaria o cualquier otra persona interesada en guiar y estimular la formación lectora de los niños y las niñas como base primordial para el desarrollo integral de su personalidad.

En un mundo rural donde no existen los libros, es casi imposible lograr o propiciar una iniciación lectora, pero si al menos hay un texto de lecturas, más un maestro que motive la lectura, puede hacerse la diferencia en el mundo interior de un niño o niña. Así se iniciarán, en la escuela misma, y el hábito de la lectura se desarrollará en el transcurso de los años. Los libros se cruzarán en su camino, en su vida. Sabemos que en la mayoría de hogares no hay espacio para la lectura, e inclusive, muchas veces la figura materna es analfabeta. Pero con mínimas condiciones habremos sembrado una semilla en sus corazones y mentes, y así buscarán la sabia de los libros para alimentar su espíritu de forma constante. Ese niño o niña se dará cuenta que puede cambiar sus circunstancias, que su desarrollo personal ha de ser más integral y que podrá soñar con transformar su entorno o condiciones de vida heredadas.

Managua, Jueves, 17 de diciembre de 2015[/su_expand]


Ampliación del período de inscripción posgrado habilidades de lectura y escritura.

“Complicar las cosas es una tarea fácil, pero simplificarlas es una tarea compleja” Ley de Meyer.

La propuesta posgrado de habilidades de lectura y escritura dirigida a los diferentes niveles de educación y fue creada con el propósito de aportar a la formación de los docentes y actores educativos, porque estamos conscientes que el tema de la lectura y la escritura ha sido relegado por los sistemas educativos, por tanto no creemos necesario que esta propuesta amerite resoluciones ministeriales en cada país en donde se realice, ya que está acreditado por instituciones de educación superior autorizadas para avalar estos estudios especializados.[su_expand]

Está dirigida a docentes y actores educativos comprometidos con el quehacer y les interesa adquirir una formación especializada para apoyar con mejores herramientas y estrategias los procesos de enseñanza y desarrollo de habilidades de compresión lectora, de lectura crítica y de lectura argumentativa, así mismo de escritura creativa, que puedan fortalecer la educación integral de los estudiantes. Anne-Marie Chartier reafirma en su libro Enseñar a leer y escribir: una aproximación histórica, México, fondo de cultura económica, 2004 que”Los maestros son el eje de cualquier cambio que se pretenda realizar en la escue­la”. “Los maestros enfrentan la difícil tarea de instrumentar los cambios necesarios, al mismo tiempo que defienden los principios más valiosos de la tradición nacional”.

La mayoría de niños, adolescentes y jóvenes  están más pendientes de sus celulares que de otra cosa y ven más contenidos en vídeos que en otros formatos, por tanto debemos repensar, reevaluar, reorganizar, reestructurar y simplificar la reinvención asumiendo el control de las estrategias adecuadas para llegar hacia ellos ofreciéndoles herramientas acordes a la evolución tecnológica, como dice Anne Marie Chartier en su libro Cultura escrita en la escuela: aproximaciones históricas, México,  Fondo de cultura económica, 2004.“Las nuevas tecnologías modifican la forma de leer y de escribir, necesitamos pensar aquello que, para la lectura y la escritura, se ha puesto en juego con la presencia de éstas”

En la actualidad se amerita de una mayor motivación y del vínculo de las emociones en el aprendizaje y progreso de estas habilidades esenciales en este siglo XXI, tan lleno de información por diferentes medios análogos y digitales. Necesitamos niños, adolescentes y jóvenes  con mayores  capacidades comunicativas con un espíritu crítico ante el medio y las circunstancias que les rodea.

¿Cómo podemos lograr esto?

A través de docentes capaces de contagiar la pasión de leer y escribir, de compartir, opiniones y críticas acerca de lo que se lee y escribe.

Por muchos siglos la lectura y la escritura se ha enfrentado a  muchos obstáculos para llegar a sus destinatarios, no es posible  que no asumamos un rol activo como mediadores en este ámbito, pero es necesario una preparación previa para enfrentar este desafío cotidiano a nivel personal y colectivo en las aulas de clase.

Por ello desde el Programa de Acercamiento a la Literatura Infantil “Te regalo un sueño” y la fundación CIGOB de España junto a la Universidad nicaragüense de Estudios Humanísticos (UNEH), estamos comprometidos con esta propuesta y persistimos en la ejecución de la misma, la cual es una propuesta académica elaborada con máxima eficacia, por ello ofrecemos la oportunidad de estudiar esta especialidad en diferentes modalidades entre ellas la virtual desde el campus de CIGOG en Granada, España, la semipresencial desde Nicaragua o bien desde otro país en donde haya un grupo considerable de interesados y la modular por si solamente les interesa cursar ir módulo de mucho interés para un colectivo o grupo de docentes.

Por otro lado hemos ampliado el período de inscripción del mismo el cual finalizará el 8 de mayo, dando inicio al posgrado el 14 de mayo, finalizando en la primera semana del mes de diciembre del 2018.

Les compartimos el syllabus del pensum de inicial y primaria para que puedan apreciar con detalles los módulos y las unidades que se abordarán, así como los tiempos. Posteriormente les estaremos compartiendo el syllabus del nivel de secundaria y universitario.

Managua 12 de abril 2018.[/su_expand]


____________________________________________________
Patricia Blandón
Licenciada en Artes y Letras. Psicóloga. Especialista en Literatura infantil y Animación de la lectura.
Representante legal del Programa de Acercamiento a la literatura infantil “Te regalo un sueño”. Miembro fundador de la Asociación Acción Creadora Intercultural ACIC. Facilitadora de la metodología “Leo, comento, imagino y creo” de Visión Mundial Nicaragua. Miembro de la Asociación nicaragüense de Bibliotecarios y profesionales afines ANIBIPA.